1.- LA TRINIDAD EN EL TIEMPO ORDINARIO

El final de los tiempos de Cuaresma y Pascua, con la fiesta de Pentecostés, nos adentra en el Tiempo Ordinario. Estaremos en él hasta el primer Domingo de Adviento, el 2 de diciembre. Van a ser unos cuantos meses de discurrir por un tiempo sencillo en que va apareciendo, en la liturgia, toda la doctrina de Cristo, sin enfatizar demasiado en ninguno de los grandes episodios de su Nacimiento, Muerte, Resurrección y la venida del Espíritu. Tiene su utilidad porque la vida del cristiano suele ser sencilla y con una gran normalidad en su desarrollo. A todos –sin duda— nos gustaría que ocurriesen hechos maravillosos en nuestro alrededor, pero no suele ser así.

Además, el Espíritu Santo se ha quedado con nosotros para que aprovechemos este tiempo de enseñanza general. La liturgia plantea que el primer domingo de esta segunda etapa del Tiempo Ordinario –es en realidad el principio de la semana octava del T.O.— se dedique a la Santísima Trinidad y guarda relación, sin duda, con la fiesta del domingo anterior, la de Pentecostés, en el que festejábamos con gran esperanza la llegada del Espíritu.

La Trinidad es una de las manifestaciones más singulares del cristianismo que marca una enorme diferencia con otras religiones y, sobre todo, con las más cercanas: la judía y musulmana, que exponen solo la idea de un Dios omnipotente, misericordioso, pero solitario. La doctrina de la Trinidad nos ofrece un Dios lleno de amor que engendra al Hijo por la efusión de ese amor y que el vehículo amoroso es, precisamente, el Espíritu Santo. Luego se puede entrar en la dificultad --en el misterio-- de las tres personas dentro de un solo Dios, pero eso --a nivel de comprensión humana-- importa menos, porque lo notable es que ese amor "intradivino" es fértil, es creador de lo más grande que se pudiera pensar y, desde luego, nos ofrece un Dios ni solitario, ni lejano. Y a partir de ahí se puede entender mejor la parábola del "Hijo Pródigo" o la permanente proximidad de Dios en el Antiguo Testamento buscando con ahínco la conversión de su pueblo elegido.

 

2.- LA JORNADA PRO ORANTIBUS

“Solo quiero que le miréis a Él”. Esta frase de Santa Teresa es el lema de la edición 2018 de la Jornada Pro Orantibus. Y ello nos dice que la jornada –este Domingo de la Santísima Trinidad— se une al Año Jubilar Teresiano. Por un lado, y como en otros años, los obispos españoles anuncian sus intenciones de la Jornada Pro Orantibus:

Los obispos españoles, en el Año Jubilar Teresiano, proponen como lema la invitación de Santa Teresa, “Solo quiero que le miréis a Él“. Además, manifiestan “el agradecimiento y, a la vez, el apoyo paternal a los innumerables hombres y mujeres que esparcidos por la geografía española mantienen vivo el ideal religioso de la vida contemplativa”. En España, según datos de diciembre de 2017, hay 801 monasterios de vida contemplativa (35 masculinos y 766 femeninos) y 9.195 religiosos y religiosas (340 masculinos y 8.855 femeninas).

Según los datos que se están recopilando, en los monasterios españoles hay aproximadamente 150 postulantes; 250 novicias y 450 profesas temporales. En las congregaciones religiosas femeninas habría alrededor de un 26% de extranjeras.

ORAR POR TODOS

La cuestión, como decimos más arriba, es que hay miles y miles de hombres y mujeres, religiosos y religiosas, que dedican su vida, en la quietud de la clausura, a rezar por todos y por todo. Rezan por nosotros y por nuestras necesidades de todo tipo. Probablemente esa acción de los consagrados se adapta perfectamente a las palabras evangélicas… rogar por aquello que incluso nosotros no nos atrevemos a pedir. No se reza mucho en este mundo nuestro de hoy. Incluso hay gentes de Iglesia –sacerdotes, consagrados, laicos…-- que prefieren la acción a la contemplación, priman el, sin duda, importante trabajo pastoral y de atención a los hermanos a la plegaria personal e intransferible, incumpliendo, tal vez, una gran exigencia en la vida del cristiano. Es verdad que el tiempo escasea, pero…Y para esas carencias están las plegarias de nuestros hermanos de la vida conventual. Oraciones que, sin duda, traerán muchas más oraciones.

GRATITUD TOTAL

Nosotros, aquí, desde Betania pedimos a nuestros lectores que tengan en cuenta a todos y todas que han dedicado su vida a rezar, a la oración permanente y continua, que piensen –que pensemos todos— en las monjas, frailes y monjes que han ofrecido su vida para rezar por nosotros, por nuestras carencias en la oración y por nuestras necesidades generales. La gratitud debe ser total y, asimismo, nuestra oración y nuestro apoyo económico debe estar muy presente en esta jornada. Ellos –hombres y mujeres dedicados a la oración—tiene el premio de ser hijos predilectos de Dios, pero también el Señor quiere que el resto de los fieles sean fuertemente solidarios con ellos. No lo olvidemos.

 

3.- LA CRUZ EN LA DECLARACIÓN DE LA RENTA

Ya lo decíamos la semana pasada. Con la campaña de la Declaración de la Renta en marcha queremos llamar la atención a los lectores españoles de Betania que es necesario que tengan en cuenta que marcando la cruz ad hoc en sus formularios de la referida declaración un 0,7% de los importes de su declaración –de la cuota íntegra--van a la Iglesia católica. Dejar dicha casilla en blanco no sirve para nada pues se pierden esas aportaciones.

Realmente, desde el acuerdo de subir al 0,7% el aporte de las declaraciones rige la desaparición de otras ayudas a la Iglesia Católica. Realmente, se puede decir que es la única aportación del dinero público que les llega. Cáritas incluso va más lejos y señala que tras marcar la cruz en la casilla de la Iglesia Católica no es malo –es bueno— que se marque también la respectiva cruz destinada a organizaciones sociales pues será otro 0,7 por ciento que ira a tales fines. Lo ideal pues es rellenar las dos casillas.

Pero, todavía, se producen muchos olvidos u errores al respecto. Y un formulario de la Declaración que no fije esos dos fines es como evitar un aporte que al contribuyente no le cuesta más y, sin embargo, se pierde. Seamos, pues, responsables y cumplamos con nuestro deber como católicos en el sostenimiento de la Iglesia y ampliemos posibilidades solidarias que hoy son tan necesarias.

 

4.- NECESITAMOS APOYO ECONÓMICO…Y MUCHAS ORACIONES

No hemos forzando demasiado la invocación a la generosidad de nuestros lectores, tras los problemas suscitados hace meses. Pero, realmente, la situación económica de Betania sigue siendo muy difícil y no se descarta su desaparición. Con las aportaciones de tiempo atrás –y estamos profundamente agradecidos— pudimos seguir adelante. Pero ahora nuevamente tenemos problemas. Hay que atender a nuevos gastos, algunos los mismos que se resolvieron en aquellos días.

No hay nadie –salvo los lectores y algunos anuncios— que faciliten recursos económicos a nuestra web. La aportación económica del propio Editor es ya imposible y, probablemente, deje de trabajar en Betania pronto. No somos capaces de llevar a cabo un equipo técnico que sustituyera al trabajo del Editor. Y aunque hay planes para modificar este aspecto, también en la transición necesitamos ayuda. Y lo que pedimos con el corazón son oraciones por la continuidad de Betania. El Espíritu ha estado siempre de nuestra parte y creemos que así seguirá. Pero hay que pedírselo… Necesitamos también muchas oraciones.


Quienes somos

Betania fue fundada por el periodista laico, Ángel Gómez Escorial, el 1 de diciembre de 1996, como consecuencia de una transformación personal y religiosa. Ha estado siempre publicada a expensas de la empresa periodística Prensa Escorial –también fundada por Gómez Escorial-- sin ninguna otra pertenencia a movimiento alguno o jerarquía de la Iglesia católica. Pero como ha expresado muchas veces Gómez Escorial, su Editor, “Betania quiere ser siempre una hija fiel de la Iglesia Católica”. Entre sus colaboradores hay sacerdotes y laicos, pero son mayoría los sacerdotes, aunque pertenecen a diferentes carismas. Así hay dos agustinos, un miembro del Opus Dei y el resto diocesanos. Los colaboradores laicos son padres y madres de familia y de diferentes profesiones.

Prensa Escorial edita, entre otras cosas, una revista quincenal impresa, especializada en finanzas y banca, BANCA 15, que tiene también una web de periodicidad diaria, www.banca15.com. Nuestras coordenadas son

Betania, Prensa Escorial, SL.

Avenida del Cardenal Herrera Oria, 165, 6º-C, 28034 Madrid, España