XX Domingo del Tiempo Ordinario
19 de agosto de 2018

Misa Familiar

(Misa con niños, catequistas y padres)

Prepara: Javier Leoz


 

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Cada domingo, los cristianos, celebramos la fiesta de la Eucaristía. Y, además, lo hacemos en el domingo porque este día es santo. EN una mañana radiante y dominical, el Señor, resucitó.

Participemos de este momento. No rechacemos lo que el Señor nos da: su Cuerpo y su Sangre. Y, ya que es una fiesta, pongamos nuestra sonrisa, nuestros corazones, nuestros mejores sentimientos delante del altar.

El Señor va hablar, va hacerse presente. Escuchemos su voz y comulguemos su pan.

Iniciamos esta celebración.

2. PENITENCIAL

2.1. Porque bajas, Señor, para empujarnos y animarnos en la tierra. Señor, ten piedad

2.2. Porque eres un pan especial, sagrado, que nos da vida eterna. Cristo, ten piedad

2.3. Porque nos haces partícipes de tu divinidad y nos quieres atraer hacia Ti. Señor, ten piedad

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

En el mundo, desgraciadamente, faltan razones para vivir, para soñar. El hombre, cada día más, se queja de que algo nos falta para ser totalmente felices.

Las lecturas de este día nos van animar. Nos dicen que Jesús es el pan que baja del cielo. Nos llaman a la sensatez. Al banquete de la vida y de la amistad.

Escuchemos con atención

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1 Un recuerdo especial por el Papa Francisco. Que Dios le asista en sus trabajos y desvelos. Roguemos al Señor.

4.2. Una oración por los sacerdotes. Que el Señor les dé salud, esperanza, fortaleza y entereza. Roguemos al Señor.

4.3. Una súplica por los que no dan importancia a la Eucaristía. Para que descubran en esta fuente, la vida, la verdad, la gracia y la alegría del Señor. Roguemos al Señor.

4.4. Una oración por todas las familias. Para que no les falte lo esencial para vivir. Roguemos al Señor.

4.5. Por todos los que están de vacaciones. Por todos los que están en la playa, en el mar o en sus trabajos. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con este pan a trozos, queremos representar al Señor que se parte por toda la humanidad. ¡Gracias, Señor!

5.2. Con este mural, en el que hemos puesto diferentes dramas del mundo –hambre, pobreza, guerra, enfermedades- queremos depositar la esperanza en el Señor. Que nos ayude a conseguir un mundo mejor.

5.3. Con el pan y el vino proclamamos nuestra fe en la Eucaristía. Que el Señor nos haga partícipes de su Cuerpo y de su Sangre

6. ORACION FINAL

BAJAS DEL CIELO, SEÑOR

En cada rincón y a cada corazón

A cada hombre y en cada mujer

En el que te busca y con su mano te reza

BAJAS DEL CIELO, SEÑOR

A invitarnos a tu cena

A sentarnos a tu mesa

A mirar y corregir nuestra vida

BAJAS DEL CIELO, SEÑOR

Para que luchemos contra el mal

Para que alimentemos al hambriento

Para que no olvidemos al pobre

BAJAS DEL CIELO, SEÑOR

A compartir tu Cuerpo

A derramar tu Sangre

A decir lo mucho que nos quieres

BAJAS DEL CIELO, SEÑOR