Domingo XXXI del Tiempo Ordinario
Conmemoración de todos los Fieles Difuntos
2 de noviembre de 2014

Misa Familiar

(Misa con niños, catequistas y padres)

Prepara: Javier Leoz


*Objetivo: sensibilizar a los niños sobre una realidad: la muerte de nuestros seres queridos

*Idea: Dios al final de los tiempos nos resucitará de la muerte que nos preocupa y humilla


1. MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos seáis todos a la Misa de este Domingo. Hoy es una celebración muy especial. Recordamos a TODOS LOS DIFUNTOS. ¿Quién de los que estamos aquí no echamos en falta un abuelo, un amigo o incluso un padre que, hace un tiempo, murieron?

Aunque somos jóvenes o niños, un día también nosotros cerraremos los ojos al mundo. ¿Qué ocurrirá? Pues ni más ni menos lo que Jesús nos prometió: que si El resucitó también a nosotros Dios, por su poder y su amor, nos resucitará.

Por eso, mientras tanto, vamos a recordar a todos los que faltan en nuestras familias, en nuestro barrio, en nuestro pueblo y pidamos al Señor que le conceda descansar en paz.

Nos ponemos de pie y hoy, además, vamos a encender en su recuerdo el CIRIO PASCUAL representando a Jesús que Resucitó.

2. PENITENCIAL

2.1. Dios nos quiere tanto que dejó que Jesucristo muriese para que nosotros un día resucitemos. Señor, ten piedad

2.2. Jesucristo, a pesar de morir y de tener miedo a la muerte, no se dejó vencer por el miedo. Que no seamos fuertes en la fe. Cristo, ten piedad

2.3. En el día de nuestro Bautismo, Jesús, nos metió en lo más hondo de su cuerpo. Moriremos pero, con El, resucitaremos: ¡qué gran alegría! Señor, ten piedad

3 MONICIÓN A LAS LECTURAS

¡Qué bonitas las lecturas de este día! San Pablo nos llama a ser fuertes en el Señor y, además, nos invita a tener memoria de lo mucho que Dios hizo por nuestra salvación: Jesús muriendo en la cruz. Que, después de escuchar el Evangelio, podamos creer de verdad que CRISTO es el camino, la verdad y la vida que nos lleva a Dios.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Por la Iglesia. Para que no deje nunca de recordar a tantos cristianos que en su seno encontraron a Cristo por el Bautismo y murieron con la esperanza de resucitar. Roguemos al Señor

4.2. Por nuestros difuntos. Os invito a que permanezcamos unos segundos en silencio y en oración: (breves instantes de silencio…) Que descansen en paz. Roguemos al Señor.

4.3. Por tantas personas que no tienen oraciones ni flores. Para que, en este día, llegue hasta ellos el recuerdo y nuestro cariño por esta Eucaristía. Roguemos al Señor.

4.4. Para que no olvidemos que, nuestra fe, es una fe de vida, una fe de futuro, una fe por la que Jesucristo un día nos devolverá a la felicidad eterna del cielo. Roguemos al Señor.

4.5. Por los que no creen. Por los que hoy olvidarán de visitar los cementerios y vivirán como si nada ocurriera. Para que sean sensibles al sufrimiento y al dolor de los demás. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con estas tres grandes velas: CAMINO, VERDAD Y VIDA. Queremos decirle al Señor que en los momentos tristes salgamos a encontrarle por su camino; que ante tanta mentira Él sea nuestra verdad y que, ante la muerte, Él nos dé la vida. (Salen tres personas con tres grandes cirios –o vasijas de cristal con tierra en su interior y cirios encendidos- con las palabras: CAMINO, VERDAD Y VIDA)

5.2. Con esta pancarta ¡GRACIAS! ¡NO OS OLVIDAMOS! Queremos decirle al Señor que acoja la oración de todos nosotros por todos nuestros abuelos, padres y cristianos que han muerto con la esperanza de la Resurrección.

5.3. Hoy, el pan y el vino, simbolizan ese gran alimento que –mientras vivimos en la tierra- recibimos como aperitivo de lo que nos espera en el cielo: LA COMUNIÓN TOTAL Y LA FELICIDAD TOTAL CON DIOS.

6. ORACIÓN FINAL

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque trabajaron por sus familias

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque sufrieron en algunos momentos

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque les quisimos y no les olvidamos

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque creyeron y esperaron en TI

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque murieron y quieren vivir

DALES EL DESCANSO,SEÑOR

Porque fueron bautizados en tu nombre

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque se fiaron de tu Palabra

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque, un día, queremos volverles a ver

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque quisieron ver la LUZ

DALES EL DESCANSO, SEÑOR

Porque son tus hijos, Señor

DALES EL DESCANSO, SEÑOR