1.- Domingo XIII del Tiempo Ordinario
26 de junio de 2016

(Misa con niños, catequistas y padres)


Misa Familiar


Publicamos los formularios de tres misas familiares. En primer lugar la relativa al Domingo XIII del Tiempo Ordinario. La segunda para la Solemnidad del Nacimiento de San Juan que se celebra el viernes 24. Y por ultima la de la Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo que conmemoramos el miércoles 29 de junio.



Prepara: Javier Leoz


1.- MONICIÓN DE ENTRADA

Sed bienvenidos a esta celebración. ¿Os habéis parado a pensar si, de verdad, somos discípulos de Jesús? ¿NO os parece que, de vez en cuando, nos conformamos con decir que somos cristianos pero, a la hora de la verdad, se nos nota muy poco que defendemos las cosas de nuestro amigo Jesús?

Hoy, el Señor, nos reúne de nuevo; comparte su pan; es nuestra salvación. Pero, a cambio, hemos de ser vehículos que lleven al mundo el amor de Dios, el amor que Cristo nos tiene. ¿Seremos capaces?

Nos ponemos de pie e iniciamos esta Eucaristía.

2. PERDÓN

2.1. A menudo rompemos nuestro compromiso como hijos de Dios. Decimos que vamos a ser sus pregoneros y silenciamos su nombre. Señor ten piedad (Se puede ofrecer un ARO roto en dos pedazos)

2.2. El Señor nos quiere abiertos. Pero, en muchas ocasiones, nos cerramos a su poder, a su gracia, a su Palabra. Cristo ten piedad. (Se puede presentar un candado o una llave)

2.3. Ser cristiano no es fácil pero, a la larga, el Señor nos da el ciento por uno. Señor ten piedad (Se puede ofrecer una cartulina donde ponga amor+fe= CIELO)

3. LECTURAS

3.1. Monición.- Las lecturas que vamos a escuchar en este día nos hablan de la misión que, todos, estamos llamados a realizar como creyentes, como religiosos o como cristianos. Sería un error el pensar que, sólo los sacerdotes, obispos o el Papa, han de seguir con radical entrega a Jesús. Intentemos, como nos dice el Evangelio, preguntarnos sobre la voluntad de Dios sobre nuestras vidas. ¿Qué querrá el Señor de nosotros? ¿Escuchamos?

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1 Pidamos por la Iglesia. Para que no se acobarde ante los corazones duros y obstinados para Dios. Roguemos al Señor.

4.2. En este domingo tengamos un recuerdo especial por el Papa Francisco. Que nos mantenga unidos. Que veamos en él un padre en la fe que busca la unidad y la fortaleza de todos los cristianos en Dios. Roguemos al Señor.

4.3. Pidamos al Señor que seamos respetuosos. Que no busquemos caminos de violencia cuando nos encontramos con personas que no piensan o no son como nosotros. Roguemos al Señor.

4.4. Pidamos al Señor que tengamos experiencia de Él. Que nos haga descubrir su presencia en la oración, en la eucaristía, en el amor a los más necesitados. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con este “SI” en este Año de la Fe manifestamos nuestro deseo de colaborar con el Señor en su programa evangelizador. Que ninguno de los que estamos en esta misa nos vayamos sin caer en la cuenta de que Jesús nos necesita.

5.2. Con este ALGODÓN queremos representar la suavidad del evangelio. No es bueno dar a conocer a Jesús con violencia. Que el AMOR sea el distintivo de nuestra amistad con El.

5.3. Finalmente, con el PAN Y EL VINO, florecen las mejores ofrendas en el altar. Sin la eucaristía nuestra vida de Dios se debilita, se disipa. Que no faltemos ni un solo domingo a la eucaristía.

6.- ORACIÓN

Si me llamas, Jesús, que responda ¡SI!

Si veo el mundo vacío de Ti, que yo lo llene de tu amor

Si me invitas a tomar la cruz, que la coja sin temor

Si pronuncias mi nombre, que no piense que va por otro

Si me cuesta dar, que piense en lo mucho que Tú me ofreces

Si me exiges seguirte de verdad, que no busque mil excusas para no hacerlo

Si observas mi vida cristiana, que la encuentres como Tú quieres

Si necesitas mi voz, aprovéchala para que seas conocido

Si necesitas mis pies, anímalos para recorrer tus caminos

Si necesitas mi inteligencia, confórmala con el evangelio

Si necesitas mis ojos, que mire con alegría al futuro

Si necesitas mi corazón, transfórmalo con tu verdad

Si no estás de acuerdo con algo de mi vida, dame un poco de tiempo

Si me ves agitado porque no recojo frutos, cálmame con la esperanza

Amén


2.- Solemnidad del Nacimiento de Juan Bautista
24 de junio de 2016

Misa Familiar

(Misa con niños, catequistas y padres)

Prepara: Javier Leoz


1. MONICIÓN DE ENTRADA

En este día, al venir a esta celebración, nos encontramos con el nacimiento de San Juan Bautista. Nadie, como dice el evangelio, “entre los nacidos de mujer, es tan grande como él.”

Juan Bautista representa el anuncio de la llegada del Señor; su nacimiento debe de ser para nosotros una llamada a ser también señales que indiquen a los demás los caminos para encontrarse con Jesús.

Que San Juan, hoy también, nos ayude a preguntarnos: “¿qué será del alma de niño que todos llevamos dentro?”.

Nos ponemos de pie y recibimos al celebrante.

2. PENITENCIAL

a) ¿Hay conversión en nuestro corazón? ¿No nos sentimos demasiado seguros de nosotros mismos? Señor ten piedad

b) ¿Hacemos algo por el Señor allá por dónde vamos? ¿No lo silenciamos con nuestra apatía, cobardía o pereza para manifestar nuestra fe? Cristo ten piedad

c) ¿Sentimos cerca la mano del Señor como Juan Bautista, desde su mismo nacimiento, la noto? Señor ten piedad.

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Hoy las lecturas que vamos a escuchar nos traen un mensaje: ser profeta es tener y sentir previamente un encuentro con el Señor. Y, el encuentro con el Señor, nos empuja a dar testimonio de Él y, sobre todo, a proclamar que Jesús es el Señor. Escuchemos atentamente.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

a) Por la Iglesia. Para que, como Juan Bautista, ponga todas sus energías en indicar a los hombres el camino que lleva a Jesús y el camino por donde viene Jesús. Roguemos al Señor.

b) Por todos los recién nacidos; para que cuenten con unos padres que alimenten en ellos la vida cristiana. Tengamos un recuerdo especial por todos los que están siendo bautizados. Roguemos al Señor.

c) Pidamos también por aquellos que, antes de nacer, son injustamente apartados de la vida. Nos acordamos de tantos miles y miles de niños que, por el crimen del aborto, no pueden ver la luz. Roguemos al Señor.

d) Por nuestra parroquia; por nuestros grupos; por todos los que nos ayudan a vivir el evangelio. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

a) Con esta “señal de tráfico” queremos representar la figura de Juan Bautista. Su misión será indicarnos la llegada del Señor. Que nadie nos confunda. Que ningún otro “dios” nos aleje del verdadero Dios.

b) Con esta “lupa” queremos representar la vida de Juan Bautista. Nadie como Él supo buscar los signos de la presencia del Señor; nadie como Él supo preguntar por el que tenía que llegar. Que tengamos santa curiosidad por comprender, ver y vivir las cosas de Dios.

c) Finalmente, con el pan y el vino, traemos hasta el altar los deseos de alimentarnos con la fuerza de Dios. Una fuerza que, de verdad, se encuentra escondida pero fuertemente presente en la Eucaristía.

6.- ORACIÓN FINAL

“¿QUÉ VA A SER DE ESTE NIÑO?” ¿QUÉ SERÁ?

De ese niño que, cuando era pequeño, miraba a Dios

y siendo adulto se aleja de El

De ese niño que, siendo pequeño se estremece con las estrellas

y, siendo mayor, vive de espaldas a ella

De ese niño que, cuando era pequeño se asombraba ante el Misterio

y, al crecer, es duro como la roca.

 

¿QUÉ SERA, DE ESE NIÑO, QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO?

De ese niño que, cuando era pequeño, hablaba con Dios

y, al hacerse adulto, rompe toda comunicación con El

De ese niño que, cuando era pequeño, tenía como confidente al Señor

y, al medir metro y medio, lo deja a un lado

De ese niño que, cuando era pequeño, agradecía la mano de Dios

y, al subir los primeros peldaños de su existencia, cae en el olvido

 

¿QUÉ SERÁ, DE ESE NIÑO, QUE LLEVAMOS DENTRO?

De ese niño que, cuando era pequeño, su cuna era mecida por Dios

y, al mirar hacia el futuro, prefiere otros movimientos del mundo

De ese niño que, cuando era pequeño, se retiraba al silencio de una Iglesia

y, al hacerse mayor, prefiere los ruidos de las calles y de las plazas

De ese niño que, cuando era pequeño, comía a Dios con ilusión

y, al alcanzar la serenidad de la vida, vive sin el pan de la Eucaristía

 

¿QUÉ SERÁ, DE ESE NIÑO, QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO?

Como Juan Bautista; ¿Naceremos para una vida despuntando hacia Dios?

Como Juan Bautista; ¿Recorremos desiertos para llenarnos del Señor?

Como Juan Bautista; ¿Nos sentiremos pequeños ante el que está por venir?

Como Juan Bautista; ¿Sentiremos la mano poderosa de Dios?

Como Juan Bautista; ¿Seremos grandes por ser, precisamente, pequeños?

Como Juan Bautista; ¿Seremos señales u obstáculos para la llegada del Señor?

¿QUÉ SERÁ, AMIGOS, DE ESE NIÑO DE DIOS, QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO?


3.- Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo
29 de junio de 2016

Misa Familiar

(Misa con niños, catequistas y padres)

Prepara: Javier Leoz

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días a todos. Seáis, todos, bienvenidos a la Eucaristía. En un día en el que, además, nos trae el recuerdo, el testimonio la vida de dos personas: SAN PEDRO Y SAN PABLO.

Los dos, de formas diversas, creyeron y siguieron a Jesús. Además, este año, coincide con el Año de la MIsericordia..

Que también nosotros, como Pedro y Pablo, demos algo de nuestra vida por Jesús, por su Evangelio y, sobre todo, que seamos fuertes.

Nos ponemos de pie e iniciamos este encuentro eucarístico.

2. PENITENCIAL

2.1. Muchas veces nos quejamos de que somos “poca cosa”. ¿No será una justificación para no hacer nada por Dios y por los demás? Señor, ten piedad

2.2. El mundo necesita de personas valientes. De corazones que sepan amar sin fronteras. ¿Por qué nos cerramos a menudo en nuestros problemas? Cristo, ten piedad

2.3. Al celebrar la vida de la fe pedimos perdón a Cristo por ser cobardes, por no dar la cara por El. Por el miedo al qué dirán. Señor, ten piedad.

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Vivir como cristianos no es fácil. Entre otras cosas porque, ser cristiano, es en muchos casos decir “SI” a lo que el mundo dice “NO” y, al revés, gritar “NO” donde el mundo se empeña en amañar un “SI”. Las lecturas que vamos a escuchar hoy nos hablan de ese enfrentamiento que los primeros cristianos tuvieron, del amor que debe estar siempre presente y, sobre todo, de la llamada de Dios y de su confianza en nosotros a pesar de la debilidad que como personas podamos tener. Escuchamos atentamente.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Por el Papa Francisco. Para que cómo Pedro siga siendo un punto de referencia y de comunión en la Iglesia. Roguemos al Señor.

4.2. Para que este año dedicado a la fe nos ayude a acercarnos más y mejor a la vida, escritos, testimonio y palabra de los Apóstoles Pedro y Pablo. Roguemos al Señor.

4.3. Por todos nosotros. Para que demos testimonio de nuestra vida cristiana. Para que no la colguemos en la “percha” de la comodidad durante la semana. Roguemos al Señor.

4.4. Por los que sufren a causa de la fe. Recordemos a todos los que mueren por confesar a Cristo. Que descansen en paz y, a nosotros, nos hagan más fuertes. Roguemos al Señor.

4.5. Para que pidamos por las vocaciones sacerdotales. Para que seamos generosos y sensibles en el sostenimiento de nuestra Iglesia, parroquia, sacerdotes. Roguemos al Señor

5. OFRENDAS

5.1. Con esta bandeja de piedras queremos simbolizar la fuerza y el poder de Dios. Sin El no sería posible el seguir avanzando en un mundo que rechaza su Palabra.

5.2. Con estas llaves queremos simbolizar la vida y la sencillez de Pedro. Con estos libros sagrados (cartas de San Pablo) queremos traer hasta el altar la elocuencia y la inteligencia de un hombre que supo ser creativo y cercano desde la Palabra de Dios.

5.3. Con el pan y el vino, para que sean Eucaristía, damos gracias a Dios porque –en Jueves Santo- se quedó para siempre con nosotros en el altar. Que nuestro alimento sea la comunión.

6. ORACIÓN

Como Pedro

confieso tu nombre, Señor

Como Pablo

confío y me fío de Ti, Señor

Como Pedro

te negaré y necesitaré de tu perdón

Como Pablo

caeré de mi orgullo y de mi soberbia

Como Pedro

sentiré hundirme en las aguas del miedo

Como Pablo

diré que “el amor nunca pasa”

Como Pedro

sabré que mi oro vale poco o nada

pero te daré lo que tengo

Como Pablo

haré de mi vida una gran aventura

 

¡Gracias, Señor!

¡Gracias por estas dos piedras!

¡Gracias por estas dos columnas!

¡Gracias por estas dos personas!

¡Gracias por ser como fueron!

¡Gracias por lo que nos dejaron!

¡Gracias por sus vidas!

¡Gracias por su ejemplo!

¡Gracias por su testimonio!

Amén