Solemnidad de Santiago Apostol
25 de julio de 2018

La homilía de Betania


 

1.- SERVIR ES REINAR

Por José María Martín OSA

2.- ANTE LA SOLEDAD, EL CONSUELO

Por Javier Leoz

3.- EL APÓSTOL CON SU PREDICACIÓN ABNEGADA…

Por Antonio García-Moreno

4.- EL SANTIAGO DE LA TRADICIÓN Y EL SANTIAGO DE LOS EVANGELIOS

Por Gabriel González del Estal

5.- LUZ DE EUROPA

Por Ángel Gómez Escorial


LA HOMILÍA MÁS JOVEN


DESDE TRES ÁNGULOS

Por Pedrojosé Ynaraja


1.- SERVIR ES REINAR

Por José María Martín OSA

1.- La ambición del poder no tiene nada que ver con el seguimiento de Jesús. Los hijos de Zebedeo se sienten importantes. Ven la oportunidad de ser “alguien” en la vida, abandonando la dura vida de pescadores en el lago Tiberíades. Hay que desplazar a ese rival orgulloso que es Pedro. Ellos han hecho méritos para aspirar a las primeras plazas y no tienen por qué dejar que otros les tomen la delantera. Además, el reinado de Dios es inminente y ellos quieren ser parte importante en él. No han entendido nada…. Jesús no proclama un Reino como los de este mundo, que se alcanza con las armas y el poder. Proclama un Reino basado en el servicio. La liberación que Jesús proclama no es política, sino interior: el Reino de Dios habita en nuestro corazón. Lo comprenderán después de la Resurrección…… Ahora tienen la misma mentalidad de los zelotes: hay que levantarse contra los romanos y liberarse de su tiranía. Les falta tener la oportunidad de contarle todos los proyectos al Maestro y recibir -con su aprobación- la promesa de los primeros puestos. Es su madre quien intercede por ellos.

2.- "¿Sois capaces de pasar el trago que voy a pasar yo?". Sólo la ingenuidad y el ansia de poder pueden hacer brotar ese "sí, podemos", tan tajante y positivo de Santiago y Juan. Jesús tendrá que hacerles ver que no han entendido nada. Que en el seguimiento de Jesús no se trata de un nuevo modo de mandar por bienintencionado y filantrópico que sea. Que, en el Reino, todo cambia. El discípulo de Jesús es exactamente lo contrario de un hombre que busca poder y honor. El seguimiento a Jesús es el reverso del triunfalismo. El cristianismo debe saber que sólo hay un camino para ser grande al estilo de Jesús. Y este camino no es el dominar, tiranizar y oprimir a los más débiles. Al contrario, es el camino humilde de quien sabe vivir en el servicio desinteresado a los demás…Ese ha entendido a Jesús y la subversión de valores que trae. Y ahí no están precisamente Juan y Santiago. Hay que tener la misma actitud que Jesús: "Igual que este Hombre no ha venido a que le sirvan, sino a servir y dar su vida en rescate de todos".

3.- ¿Qué ocurre en la Iglesia? ¿Cómo andan nuestras autoridades? ¿Cómo viven quienes aspiran a ejercer las responsabilidades? ¿Qué tal le va al Pueblo de Dios con sus pastores? En esa difícil tarea que todos tenemos para liberarnos del ansia de dominio y de poder, hoy se nos da un modelo. Apliquémoslo a nuestro mundo familiar, a las relaciones en la empresa, a nuestra vida parroquial, a nuestros grupos. Veamos también como lo presentan y ejercen los líderes políticos y los cargos sindicales; qué hacen las autoridades académicas y científicas. Reflexionemos sobre el proceder de las altas instancias del dinero. ¡Qué ejercicio más sano el comparar la realidad que nos rodea -y a nosotros mismos- y el modelo presentado por Jesús de Nazaret! ¿No creéis que la revolución de Jesús está todavía pendiente? Santiago y Juan piden favores, Jesús promete sufrimiento. Yo, ¿qué le pido al Señor en la oración? ¿Cómo acepto el sufrimiento y los dolores que acontecen en mi vida? Jesús dice: “¡Entre vosotros no sea así!” Mi forma de vivir en comunidad, ¿concuerda con este consejo de Jesús? Menos mal que Santiago y Juan terminaron aceptando que “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”. Hasta dieron su vida por el Maestro. Comprendieron entonces que “servir es reinar”


2.- ANTE LA SOLEDAD, EL CONSUELO

Por Javier Leoz

Cuando uno quiere y está orgulloso de su casa, además de cuidar la fachada de la misma, intenta asegurar y consolidar con garantía sus cimientos. Porque, al fin y al cabo, ¿sirve de mucho un rascacielos –por muchas comodidades que existan en su interior- si está expuesto a una inminente ruina?

1. Los cimientos de nuestra península están consolidados en la fe que nos acercó Santiago hasta nuestra tierra. Vivir de espaldas a esa realidad, es no ser objetivos y exponer el futuro de nuestra patria a un vacío moral y, por supuesto, a una ausencia de valores que –desde hace siglos- han tenido colores cristianos.

Santiago, cuando arribó en nuestra tierra, se encontró con no pocas contradicciones. A buen seguro, entre otras cosas, se daría con abundancia de puertas cerradas; con corazones obstinados; con hombres y mujeres, que lejos de despuntar hacia el cielo, se conformaban con el día a día: con aquello que tocaban o disfrutaban.

2.- Esta situación, en el siglo XXI, no es muy distinta de la que vivió el Santo Apóstol. Para muchos de nuestros contemporáneos, el nombre de Cristo, es algo totalmente ajeno a su existencia. Llama la atención como un gran número de gente, que se dice cristiana, no se ruborice ante su afirmación de no haber leído jamás la Biblia, de saber poco o nada sobre el testimonio de los mártires o de los santos apóstoles.

La consecuencia es bien sencilla: un pueblo de bautizados camina, piensa, trabaja, decide como si Dios no existiera. O dicho de otra manera; Aquel en el nombre del cual fueron bautizados un número considerable de personas, significa poco o nada.

3 -.La figura de Santiago Apóstol nos anima en estos tiempos de soledades pastorales. Nos preocupa del futuro de la fe en España. Nos produce vértigo el escaso interés o la timidez de las familias en la transmisión de la fe católica y apostólica. Nos interroga, frecuentemente, el divorcio entre la vida práctica y la fe celebrada de no pocos cristianos. ¿Qué ocurre? ¿Qué hacer? ¿Por dónde tirar?

Hay que insistir, volviendo al principio, en los cimientos que fueron la semilla del Evangelio en nuestra nación: la fe en Jesucristo; la vivencia cristiana en familia; el compromiso de todos, laicos y sacerdotes, por extender y hacer creíble con palabras y obras el mensaje de Jesús.

En la soledad no es bueno recluirse aún más. Santa María nos acompaña. Si Ella, en momentos de amargura, se acercó hasta Santiago animándole en su camino apostólico, no es menos cierto que hoy y aquí, en cada impronta evangelizadora, en cada persona que avanza en nombre del Señor, en el esfuerzo realizado por la instauración del Reino de Dios, la Virgen María, sigue consolando e iluminando todas y cada una de las tareas que se encaminan hacia eso: dar a conocer la vida, los misterios y la salvación que nos trajo Jesucristo.

4. Encontrar los tesoros, en un inmenso desierto, nunca ha sido empresa fácil. El camino de Jesús, su evangelio, palabra y vida, son joyas en las que hay que emplearse a fondo para descubrirlas en medio de un secarral tan inmenso como grande en el que se ha convertido parte del mundo.

-Ante tanta muerte, anunciaremos con alegría que Jesús es la VIDA

-Ante la tristeza, como el apóstol Santiago, llevaremos en nuestras manos la alegría de la

FE

-Ante la amargura, como lo hizo Santiago, insistiremos con el bálsamo de la ESPERANZA

En definitiva. ¿Sirve de algo un mundo con mucha fachada pero sin cimientos para sostener tanto vacío y tanto sin sentido? La respuesta es: NO. Sin Dios, aunque muchos crean que Dios nunca olvida al hombre, éste se abandona a su propia suerte.

Es la hora, por lo tanto, de comenzar a levantar un nuevo edificio en el que todos, sintiéndonos hermanos, aprendamos que la Resurrección –tesoro que guardó en sus manos el Santo Apóstol- es premio que espera a todos los que creen y esperan en Jesucristo.

5.- No nos faltarán persecuciones, incomprensiones, soledades, traiciones, difamaciones. Pero, mirando al testimonio de los apóstoles, veremos que –si ellos pasaron lo suyo- tampoco está demás que algo de lo suyo pasemos nosotros por causa del evangelio. ¿O no? De todas formas, Dios, aprieta pero no ahoga. ¡Feliz día de Santiago Apóstol! ¡Feliz día del Patrón de España!

6.- ¿QUÉ TIENES APÓSTOL, SANTIAGO?

Escondes la fuerza y el ruido del trueno

la audacia de quien, sabiéndolo que tiene el todo,

deja tierra y familia por causa del Evangelio.

Desprendes el fuego del Espíritu

un Espíritu que te mueve y se hace entrega

por tus manos y por los caminos

que conducen hasta tu Santo Sepulcro.

¿QUÉ TIENES APOSTOL, SANTIAGO?

El gozo de la fe de quien cree hasta el final

La seguridad del que se fía en Jesús

La esperanza de quien ve más allá de las nubes

La intrepidez de quien, dándolo todo por Dios,

intuye que algo grande en el cielo le espera.

¿QUÉ TIENES APOSTOL, SANTIAGO?

Tus caminos, siguen siendo semillas de fe

Tus caminos, siguen conservando tus huellas

Las piedras, de puentes y de iglesias,

que se levantaron a la vera de senderos compostelanos

siguen recordando tus aventuras,

pregonan desde sus campanarios tu gallardía

permaneciendo en pie, como heraldos milenarios,

en antorchas que recuerdan

la vida, la muerte y la resurrección de Jesucristo

¿QUÉ TIENES APOSTOL, SANTIAGO?

Ofreces la respuesta de Dios para el hombre que pregunta

Apuras el hilo y la aguja para realizar un nuevo mundo

Inspiras el modelo de una nación, de una patria,

de un país que todos queremos y anhelamos en paz

Que sigas siendo faro que ilumine a nuestras generaciones

Que seas guía que ilumine a la Europa que fue cristiana

Que seas aliento que, empuje y levante,

a todo peregrino que, poniéndose en marcha,

busca a Dios como razón primera y última de su vida.

Amén


3.- EL APÓSTOL CON SU PREDICACIÓN ABNEGADA…

Por Antonio García-Moreno

1.- Testigos de la resurrección.- El Apóstol Santiago fue el primero que murió a manos de los perseguidores de la Iglesia. No obstante, vivió lo suficiente para dar testimonio de la Resurrección de Cristo y beber el cáliz del que Jesús le había hablado, cuando le había pedido para él y su hermano los primeros puestos del Reino. El Señor les denegó su petición. No desanimó Santiago sino que se entregó hasta morir.

Su figura alcanzó unos perfiles grandiosos, el pueblo fiel ha visto en él un hombre fiel y batallador. No sólo España le ha venerado siempre, persuadida de que él fue quien nos trajo la fe en Cristo Jesús. También toda Europa ha recorrido muchas veces el camino de Santiago par visitar y venerar la tumba del Apóstol Santiago. En el año jacobeo hemos sido testigo de ello.

2.- Santiago nuestro padre en la fe.- "Dios nos ha puesto los últimos a nosotros los apóstoles, como condenados a muerte..." (1 Co 4,9). San Pablo escribe estas palabras con cierta amarga ironía. Sigue diciendo que ellos son como un espectáculo para el mundo, los ángeles y los hombres. Añade que son necios, débiles, despreciados, perseguidos... Era verdad todo eso, visto desde la perspectiva de los paganos, de los que no tenían fe. Era incomprensible, y hoy ocurre lo mismo, que uno se entregue a Dios sin esperar nada en este mundo, aunque seguros de ser premiados con creces tras la muerte.

Este pasaje termina hablando de que el Apóstol con su predicación abnegada, con su oración constante y confiada, les ha engendrado a una vida nueva. Es una afirmación que suena a presunción quizá, pero no lo era ya que esa fue la realidad. Esa es la razón por la que Santiago es Patrono de España, porque según la tradición él, sostenido por la Virgen de Pilar, sembró el Evangelio entre nosotros.

3.- Audacia de una madre.- "Que rasgos tan humanos aparecen a veces en los evangélicos, que reacciones tan naturales y sencillas, que situaciones tan verosímiles. Para una madre todo es poco si se trata de sus hijos. Por ellos son capaces de los mayores sacrificios, de pedir lo imposible para sus hijos, que en este caso secundaban los deseos maternos, incluso parece ser, que también ellos hicieron la petición.

Jesús no se enfada, comprende, pero al mismo tiempo se niega a lo que piden. Los demás apóstoles se alborotan, se indignan de lo ocurrido, también ellos querían ser los primeros, ocupar los puestos principales. El Señor llama entonces a un niño y les dice que si no son tan sencillos como aquella criatura no entrarán en el Reino. Por otro lado, les advierte que en su Reino los últimos serán los primeros y los que hagan cabeza servidores de todos.


4.- EL SANTIAGO DE LA TRADICIÓN Y EL SANTIAGO DE LOS EVANGELIOS

Por Gabriel González del Estal

1.- El Santiago de la tradición. Lo que nos dice la tradición sobre el apóstol Santiago puede reducirse a tres afirmaciones principales: la aparición de la Virgen María al apóstol sobre un pilar, en Zaragoza, la ayuda del apóstol a las tropas españolas que lucharon contra los musulmanes en la reconquista y el voto de Santiago. Sobre la aparición de la virgen al apóstol la tradición dice que, en la noche del 2 de enero del año 40, cuando la Virgen aún vivía, el apóstol Santiago estaba con sus discípulos a las orillas del río Ebro y oyó voces de ángeles que cantaban Ave María, gratia plena. En ese momento vio el apóstol cómo la virgen se posaba sobre un pilar de mármol y le animaba a seguir con su evangelización. El apóstol y los siete primeros discípulos que estaban con él en ese momento edificaron una capilla de adobe a la Virgen, en el mismo lugar donde se apareció. Sobre la ayuda del apóstol a las tropas españolas, la tradición dice que el apóstol, sobre un corcel blanco, ayudó decisivamente al rey Ramiro I a vencer a los musulmanes, en la famosa batalla de Clavijo (año 844). En definitiva, lo que la tradición nos dice es que el apóstol Santiago sembró en España las primeras semillas del evangelio de Cristo y ayudó decisivamente a los españoles a mantener vivas y fecundas esas semillas. Unido a este hecho, también la tradición nos habla, cómo no, del sepulcro de Santiago en Compostela y del famoso voto de Santiago que el mismo rey dictó, comprometiendo a todos los cristianos de la península a peregrinar a Santiago de Compostela portando ofrendas, como agradecimiento al apóstol por su intervención. Esto sería el inicio del mundialmente conocido Camino de Santiago. No sabemos lo que hay de historia, o de pura leyenda, en estos datos; lo importante es que hoy, fiesta del apóstol, demos nosotros gracias a Dios por las primeras semillas de fe que se sembraron en España y por los frutos religiosos que han dado posteriormente estas semillas de fe evangélica.

2.- El Santiago de los evangelios. En los evangelios se resalta la singularidad de Santiago, en su relación con Jesús, en cinco momentos importantes. Primer momento: Jesús llama a Santiago, para que le siga. El evangelio dice así: A continuación, un poco más allá, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a Juan, su hermano, y los llamó. Ellos luego, dejando a su padre en la barca con los jornaleros, se fueron en pos de él (Marcos 1, 19). El segundo momento es cuando Jesús resucita a la hija de Jairo: No permitió que nadie le siguiera más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago (Marcos 5, 21). Un tercer momento es en la Transfiguración en el monte Tabor: Tomando a Pedro, Santiago y Juan, subió a un monte a orar (Lucas 9, 28). Un cuarto momento es cuando la agonía de Jesús en el Huerto de los Olivos: Tomando consigo a Pedro, Santiago y Juan, comenzó a sentir temor y angustia… (Marcos 14, 33). También podemos ver la singularidad de Santiago cuando la madre de Santiago le pide a Jesús que sus hijos sean los primeros en su reino: Se acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose para pedirle algo. Díjole Él: qué quieres. Ella le contestó: Di que estos dos hijos míos se sienten uno a tu derecha y otro a tu izquierda en tu reino (Mateo 20, 20). De estos textos podemos deducir que Santiago no fue uno más entre los doce, sino que gozaba de una cierta predilección del Maestro. ¡Por algo sería! Una buena manera de celebrar hoy nosotros la fiesta del apóstol Santiago, es decirle al Señor que también estamos dispuestos a seguirle, aunque para eso tengamos que beber más de una vez algún cáliz amargo, como consecuencia de nuestra fidelidad a la predicación del evangelio de Jesús.


5.- LUZ DE EUROPA

Por Ángel Gómez Escorial

1.- El Camino de Santiago supuso, durante toda la Edad Media y no poco de la Moderna, el segundo punto obligado de peregrinación en Europa. El primero era Roma. Al amparo de ese recorrido se fue consolidando la realidad europea y bien puede decirse que la corriente espiritual cristiana --espacio permanente de conversión a la Palabra del Señor Jesús-- más densa, laica y culturalmente más fuerte salió de dicho camino y de sus caminantes: los peregrinos. El Apóstol Santiago se iba a convertir en el autentico faro, en la luz guiadora de Europa y de su pujante cristianismo. Es indudable que la celebración litúrgica de hoy tiene ese sentido especial que le da la propia historia del enterramiento en tierras de Galicia del Apóstol Santiago. No hay referencias claras a las tumbas de los Apóstoles. Es obvio que bajo la Basílica de Roma, junto a la sede del Vicario de Cristo, reposa el primer Papa: San Pedro. Y luego Santiago en tierras de Galicia. La importancia de esa presencia da un contenido permanente a la Historia de España y no por exclusivas razones políticas o civiles. Santiago es origen de la fe católica en España.

2.- Es muy atractivo pensar en esa estancia española de Santiago. Es cierto que no está acreditada históricamente, pero no es difícil pensar, sin gran margen de error, que el Apóstol estuviese en el actual territorio español, entonces llamado Hispania y provincia importante del Imperio romano. Como se sabe, se ha especulado mucho también sobre un viaje --o viajes-- del Apóstol Pablo a la península ibérica. El mismo anuncia en sus cartas la cercanía de tal visita. Luego, asimismo, no hay constancia del viaje, pero eso no quiere decir que no se hubiera producido. Las referencias a la actividad apostólica son muy escasas. Solo están los Hechos de los Apóstoles y las Cartas de Pablo. De ellas se sabe que solo han llegado a nosotros unas pocas. La secuencia histórica de tal actividad está más que incompleta. Y en ese sentido lo mismo puede ocurrir con Santiago. Y se dice todo esto porque hay muchos detractores respecto a la veracidad del trabajo pastoral de Santiago en España. Poco importa. Desde el punto de vista documental ninguna de las dos posiciones puede ser confirmada, pero la herencia de muchos años y los frutos de fe ahí están. Consideramos --y nos sentimos felices por eso-- que el Apóstol Santiago es el padre de la fe de los españoles y, por ende, el origen primero de la fe de los Iberoamericanos.

3.- La Misa de la Solemnidad de Santiago es de una gran belleza litúrgica. Los Hechos de los Apóstoles narran brevemente la ejecución a espada de Santiago por orden de Herodes. El texto habla de la detención de Pedro y Juan. Y en su defensa, Pedro va a expresar una de las frases más radicales y ciertas del pensamiento cristiano universal. Dice: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis, colgándolo de un madero. La diestra de Dios lo exaltó haciéndole jefe y salvador, para otorgarle a Israel la conversión con el perdón de los pecados. Testigos somos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen". San Pablo con su prodigiosa expresividad va a condensar mucho de lo que ocurre con el difícil camino de seguimiento de Jesús. "Nos aprietan por todos los lados --dice Pablo--, pero no nos aplastan; estamos apurados, pero no desesperados; acosados, pero no abandonados; nos derriban, pero no nos rematan; en toda ocasión y por todas partes, llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo". ¿No es así desde entonces? Confesar a Jesús no es un camino de rosas, ni antes, ni ahora. En nuestro mundo actual la condena de las actitudes de la Iglesia y de sus fieles es permanente. Se ejerce una persecución más sutil que es el ataque indirecto o la condena secreta.

4.- El Evangelio de San Mateo de hoy contiene uno de los episodios más hermosos y densos de la Escritura. Es la madre de los Zebedeos quien pide para sus hijos el mejor puesto en el futuro Reino del Mesías. Jesús responde: "No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?" Y añade: "Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mi concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre". Estaba profetizando sobre la cruz que tendrían que vivir y que se iguala con la de Cristo. El martirio de Santiago, El Zebedeo, a manos de Herodes es lo que celebramos hoy.

5.- Y, en fin, continuamente los apóstoles están en la espera del reino material. Se lo iban a preguntar --"vas a restablecer ahora el Reino de Israel”-- poco antes de la Ascensión, sin que todavía se hubieran dado cuenta de la naturaleza profunda del Reino de Dios. La proposición de la madre de Juan y Santiago iba a producir el resquemor de los otros apóstoles, que, tal vez, ellos esperaban lo mismo, pero no se habían atrevido a pedirlo. El Señor Jesús sabe lo que hay en sus corazones y, entonces, les dice: "Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros; el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos". Es una enseñanza clara y diáfana, sin lugar a interpretaciones. Pero, sin embargo, los cristianos dentro y fuera de la Iglesia seguimos atesorando puestos y buscando el poder sobre los demás, porque el matiz de mandar sirviendo es muy difícil. Una autoridad ejercida desde el principio de relación entre amo y esclavo, siendo el esclavo quien tiene la responsabilidad de las decisiones, es una gran paradoja.

Pero el mensaje de Cristo esta lleno de estas paradojas que nos sirve para pensar sobre nuestra relación con los hermanos. Una de las divisas del Romano Pontífice es el "Siervo de los Siervos de Dios" y surge de esa doctrina. Debemos desactivar imperio y poder. Servir a los demás de tal manera que nuestro servicio se traduzca en decisiones comunitarias que marque el camino de todos. Un buen comienzo sería iniciar en nuestra mente el pensamiento que somos el menor y el menos preparado de todos. Y que sirviendo a los demás no hacemos otra cosa que cumplir con nuestro deber. Al final la entrega total de los mártires es algo como eso: con su radical servicio dirigen la vida de la Iglesia.


LA HOMILÍA MÁS JOVEN


DESDE TRES ÁNGULOS

Por Pedrojosé Ynaraja

1.- En primer lugar os advierto, mis queridos jóvenes lectores, que al Apóstol que hoy tributamos veneración, lo podemos observar espiritualmente desde tres ángulos.

Primero, el que fue protomártir entre los doce. Nos lo dice brevemente la primera lectura. Os advierto que este Herodes que mandó matar a nuestro héroe, fue también el que trató de juzgar a Jesús, que se burló de Él, pero que no pudo devolver a Pilatos con una sentencia condenatoria. Su tumba se conserva todavía en Jerusalén, ignorada por las gentes, que si uno quiere verla, le cuesta encontrarla, pese a estar en lugar muy céntrico. Este Santiago, el histórico, es el que celebramos hoy.

2.- El otro Santiago, que pertenece a la tradición-leyenda, es el que, según se cuenta, montado en un caballo blanco peleo con el ejercito cristiano, contra los invasores moros, en las eras de una población llamada Clavijo, en La Rioja (España). Esta figura nos debe recordar que el Señor se acuerda de sus fieles, protegiéndolos en las dificultades que atraviesan y que ellos solos son incapaces de superarlas. A quien es piadoso, nunca Dios le olvida. Tradición o leyenda, cuando voy a este pueblecito, como cuando visito Jaffa de Galilea, cerca de Nazaret, que por aquellas tierras dicen que Santiago allí nació, siempre invoco al Santo. Si al primero se le llama Santiago-apóstol, a este otro Santiago-matamoros.

3.- El tercer Santiago es el que se venera en Galicia, en Compostela. Quien quiera conocer Europa no puede olvidar los grandes monasterios, las catedrales góticas y la ruta jacobea. Todavía hoy en día desde lugares ignotos de Centroeuropa, acuden peregrinos con fervor. Mi impresión es que su memoria está más viva por esos lugares, que por la misma península ibérica. Santiago peregrino es eficaz acicate para muchos fieles peregrinos, continúa santificando Europa.Por último advertiros que nuestro personaje puede recibir, además de Santiago, los nombres de Jaime y de Diego. Los tres se derivan de la misma raíz latina.

4.- Vamos al grano brevemente, mis queridos jóvenes lectores. La primera lectura nos da muestras del comportamiento de la primera comunidad cristiana frente a la autoridad civil que se comporta injustamente. Testimonio de valentía y coraje. No se juegan ventajas o desventajas, territoriales o políticas, se juegan la vida. Pero de su legado todavía nos aprovechamos nosotros. Debemos examinarnos cada uno y con lealtad reconocer que nos entusiasman muchas cosas, pero que solo la Fe es perenne. Hay estilos neoclásicos, neogóticos y neorománicos. El neocristianismo no existe. Pablo nos recuerda en la segunda lectura de la misa de hoy que cada uno de nosotros no valemos más que una cazuela de barro, que lo de valor está en su interior. Los rasguños y los desconchados nos recuerdan la pasión de Nuestro Señor.

5.- Y por mucho que nos haya podido entusiasmar la figura del Apóstol, si tal vez lo hemos considerado un Superman, el pasaje del evangelio nos recuerda que él, su hermano, su madre y sus compañeros, eran tan ambiciosos y susceptibles, como podamos serlo nosotros. Pero tenían Fe. ¿la tenemos nosotros?