Domingo de Pentecostés
24 de mayo de 2015


Incluimos dos esquemas para las celebraciones de las misas de Primeras Comuniones realizados por el sacerdote Javier Leoz. Ha habido un buen número de lectores que se han interesado para disponer de estos subsidios que con mucho gusto ofrecemos.


Moniciones


El Domingo de Pentecostés tiene también una Misa de Vigilia. Nosotros hemos preferido publicar los formularios correspondientes a la Misa del Día, por ser más usual. Y a la Misa del Día pertenecen las siguientes lecturas. Llamamos la atención sobre la preciosa SECUENCIA que se lee en la presente misa. Es conveniente leerla muy bien y muy despacio.

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Recibid nuestra más cordial bienvenida a la Eucaristía del Domingo de Pentecostés. Está a punto de terminar el Tiempo Pascual. Mañana mismo reiniciamos el Tiempo Ordinario. Y hasta llegar a este final hemos recorrido mucho camino, juntos. Se inició en Cuaresma. Y llegamos a la Semana Santa, al Triduo Pascual y la Pascua en toda su extensión. Es un importante camino que hemos hecho juntos, con amor y esperanza. Es Pentecostés. Jesús, tal y como lo había prometido, envía a los Apóstoles el Espíritu Santo. Y hoy, el mismo Jesús, nos envía el Espíritu a cada uno de nosotros. El Espíritu es el mayor regalo que el Padre ha hecho a los hombres por medio de Cristo. Esto nos compromete a vivir nuestra fe, a mantener la esperanza, a ser fuertes en la dificultad.

Celebramos en España, además, El “Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar”. Hemos de considerar, hoy más nunca la labor de los laicos en la Iglesia para la más rápida extensión de la Palabra de Dios. Y no olvidemos que Jesús de Nazaret era un laico en su tiempo y también lo fueron sus amigos y compañeros de misión.

 

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura, sacada del libro de los Hechos de los Apóstoles, nos narra la llegada del Espíritu Santo y la sorpresa que supuso para todos. Hoy deberíamos sorprendernos tanto como ellos de ese Espíritu que llega a cada uno de nosotros. Ya no estamos solos, el Espíritu de Jesús vive y actúa en cada hombre. Esto ha de movernos a llevar, sin miedo, el mensaje allí donde nos encontremos.

S.- Este salmo 103 es uno de los más extensos del salterio y es un himno jubiloso a la fuerza de Dios, por la que ha creado el mundo y todo lo que existe. Para nosotros, hoy, tiene enormes resonancias respecto al Espíritu Santo. El versículo 30 es el utilizado como verso responsarial. En el salmo está presente el aliento de Dios, su soplo creador, que es un bello sinónimo para el Espíritu.

2.- Esta responsabilidad es para todos, como dice la segunda lectura, de la Carta de Pablo a los fieles de Corinto, somos miembros de un único Cuerpo, bautizados en un mismo Espíritu y cada uno tendrá que responder de su tarea.. Pentecostés no es una cosa de ayer. Tenemos cada uno que vivir nuestro Pentecostés.

Secuencia.- La secuencia es un texto litúrgico antiquísimo. La Iglesia lo ha guardado como definición de la obra y presencia del Espíritu Santo y es pieza muy importante de esta Misa de Pentecostés. Abramos nuestra alma de par en par para escuchar este himno, uno de los más bellos de la liturgia católica.

3.- Las claves de lo que es Pentecostés las encontraremos en el Evangelio de Juan: Igual que Jesús penetra en el Cenáculo en medio de personas aterradas por el miedo, así aparece hoy Jesús en nuestro corazón. Vamos a dejarle entrar; Él nos trae el amor, la paz, la fortaleza, la luz, la compañía... Y nos ofrece para siempre el Espíritu.

 

Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

Una semana más Javier Leoz nos entrega esta bella plegaria paro los momentos finales de nuestra Eucaristía de Pentecostés.

LLENANOS

 

¡LLÉNANOS DE TI!

Para que seamos uno y todos a una

y entonces, sólo entonces,

podamos presentarnos ante lo que acontece

como consuelo y respuestas a un mundo que es viejo

Para que, nuestro soplo, además de ser humano

tenga aliento divino, fraterno y eterno.

Para que, nuestros pasos, lejos de metas cortas

sean huella de lo que más allá del sol y de las estrellas aguarda

 

¡Sí! ¡LLÉNANOS DE TI!

Para que nuestra vida sea canto de Dios

testimonio de Cristo

y presencia del Espíritu Santo

Amén.


Exhortación de despedida

Mañana se comienza el Tiempo Ordinario… Y en las Eucaristías iremos asistiendo a la Vida y Misión de Jesús de Nazaret. Este Tiempo Ordinario en su segunda etapa llegará hasta el Domingo 29 de noviembre en que iniciaremos el Adviento… Largo trecho para andar junto a Jesús y los hermanos.


CELEBRACIÓN DE PRIMERAS COMUNIONES

Textos preparados por Javier Leoz, Delegado de Piedad Popular de la Diocesis de Pamplona-Tudela


PRIMER ESQUEMA


1.- SALUDO

1. Muy buenos días a todos. ¡Por fin ha llegado este día tan esperado de nuestra primera comunión!

Jesús va a entrar, por primera vez en nuestros corazones, y –con esta celebración- bendecimos a Dios. Porque somos sus hijos. Porque nos envió a Jesús para que compartiera nuestras alegrías y nuestras penas.

Hoy, sobre todo, sentimos una emoción muy especial: JESUS NOS SIENTA A SU MESA Y SOMOS FELICES DE RECIBIRLE EN LA COMUNION. Pedid por nosotros.

2. Esta noche, estábamos nerviosos. No todos los días, el Señor, viene de esta forma tan especial a nuestras vidas.

No todos los días, nuestras almas están tan limpias como ahora, ni nuestros ojos tan abiertos como en estos momentos. Ni nuestras familias tan unidas.

Que el Cuerpo y la Sangre del Señor nos hagan ser fuertes en el amor, en la verdad y que nunca, pero nunca, nos alejemos del Señor. ¿Nos ayudaréis padres? En vosotros confiamos también.

2.- PETICIONES DEL PERDÓN

1.- Nos preocupa la paz en el mundo. Pidamos al Señor perdón por las veces que, entre nosotros, en nuestras familias, las cosas no van bien. Que busquemos siempre lo que nos une y no lo que nos separa. Cantamos

2.- En algunos momentos nos alejamos de Dios. Olvidamos la misa de los domingos. ¿Por qué dejamos al Señor a un lado cuando es lo más importante? Cantamos

3.- ¿Cómo andamos de oración? ¿Rezamos todos los días? No olvidemos que –la oración- es salud, fortaleza, ilusión, comunión con el Señor. Pidamos perdón por las veces en que, con tantas cosas, no nos comunicamos con el Señor. Cantamos

4.- Sin caridad nuestra fe se queda coja. ¿Hacemos el bien a los demás? ¿Nos damos cuenta que nosotros somos las manos de Cristo en la tierra? Pidamos perdón a Jesús por no ser más generosos, por no dar más de nuestro tiempo a los demás. Cantamos

3.- PALABRA DE DIOS

Monición a las lecturas (primer día o las que correspondan)

Hoy, en este día de Pentecostés, las dos lecturas nos hablan del Señor y de la llegada del Espiritu Santo.

Sobre todo, el Señor nos dice, que si creemos nos salvaremos. Que no tenemos que desesperar porque EL nos acompaña en todas situaciones y en todo momento. Escuchemos con atención

Monición a las lecturas (segundo día)

1.- LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS

Hermanos:

Que el Dios del Señor nuestro Jesucristo, el Padre de la Gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo.

Ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cual es la esperanza a la que os llama, cuál es la riqueza de gloria que da en herencia a los santos

Cual es la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo.

Por encima de todo principado, potestad, fuera y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no solo en el mundo, sino en el futuro.

Y todo lo puso bajos sus pies y lo dio a la Iglesia; como cabeza, sobre todo. Ella es su cuerpo, plenitud de lo que acaba todo en todos.

Palabra de Dios

1. LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 12, 3b-7. 12-13

Hermanos:

Nadie puede decir: “Jesús es Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo.

1. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor;

2. y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común.

1. Porque, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo.

2. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo.

1Y todos hemos bebido de un solo Espíritu. Palabra de Dios

4. LLAMAMIENTO A LOS NIÑOS

Sacerdote

Queridos niños y niñas. En el día de vuestro Bautismo, vuestros nombres, sonaron fuertemente en esta iglesia. Pero, hoy, en este día inolvidable –antes de comulgar- el Señor quiere escuchar de vosotros un “SI”. Un sí que significa: “te quiero, Jesús” “te necesito, Jesús”.

(Suben los catequistas y con pausa y con fuerza pronuncian los nombres de los comulgantes)

¿POR QUE QUEREIS HACER LA PRIMERA COMUNIÓN?

1. Porque entrar en comunión con Jesús es lo más grande. En el corazón tenemos muchas cosas pero, hoy, además sentiremos la fuerza de Jesús que nos acompañará en nuestra vida. ¡Gracias, Jesús!

2. Un día, cuando fuimos bautizados, recibimos al Espíritu Santo pero no lo recordamos. Hoy, cuando somos más mayores, necesitamos decir por nosotros mismos que Jesús venga a nuestros corazones. ¡Gracias, Dios y Padre!

3. En este tiempo de catequesis hemos aprendido muchas cosas de Jesús, de la Iglesia, de la parroquia. No nos imaginamos nuestras vidas sin la FE. Queremos recibir la comunión porque nos da fuerza para creer en Cristo. ¡Gracias, Espíritu Santo!

4. En Jueves Santo, el Señor, dijo a los apóstoles: si me queréis haced esto en mi nombre. ¡Cómo no vamos a querer nosotros aquello que Cristo nos dejó para ser fuertes y alegres! ¡Gracias, Señor!

5. Nosotros no solo estamos contentos por ser cristianos. Hoy, además, estamos contentos por recibir al Señor. Queremos recibirle porque nuestros padres nos han enseñado que CREEN EN DIOS es algo grande y provechoso. ¡Gracias, papás!

6. ¿Os imagináis una vida sin pan? Pues nosotros queremos comulgar porque, una vida cristiana sin Eucaristía, se debilita, se muere. Hoy queremos recibir a Jesús para que todos los domingos podamos comulgar con los demás cristianos. ¡Gracias, Iglesia!

Sacerdote:

¡Ya lo habéis dicho todo! ¡Queréis ser amigos de Jesús! ¡El no os fallará! Por eso se lo decimos con toda nuestra voz:

JESUS, ERES LO MAS GRANDE EN NUESTRAS VIDAS

Sacerdote:

¿Qué decís vosotros los padres? ¿Cómo lleváis vuestra vida cristiana?

Padre

Para nosotros, este acontecimiento, es importante. Vemos el fruto de nuestro amor. Vemos como nuestros hijos crecen y pedimos a Dios que no nos abandone. Que nos de fuerza, con la Eucaristía, para seguir adelante.

Madre

Quisiera, en nombre de las madres, decirle al Señor que renueve nuestro amor. Que acompañar a nuestros hijos hasta el altar es uno de los momentos más apasionantes y emocionantes de nuestras vidas. ¡Gracias, Virgen de Nieva!

5. PETICIONES

1. En este día tan especial no podemos olvidar a nuestros pastores. Al Papa Francisco, a nuestro obispo XX. Que la Iglesia sea siempre un altavoz de Dios en medio del mundo. Roguemos al Señor.

2. Que suba al Señor nuestras peticiones. Para que no nos dejemos llevar por las apariencias. Para que pensemos que, sin paz en el corazón, sobran muchas cosas en la vida. Que el Señor bendiga a nuestras familias. Roguemos al Señor.

3. Un recuerdo especial por los niños más pobres del mundo. Por los que todavía no conocen a Jesús. Por aquellos que no tienen padres. Por los niños que son sometidos a maltratos o mueren víctimas del hambre. Roguemos al Señor.

4. No olvidemos, en este día de comuniones, a los que nos educan: sacerdotes, catequistas, padres, profesores. Para que demos gracias a Dios por el don de la inteligencia. Para que aprovechemos el tiempo en ser sabios y prepararnos al día de mañana. Roguemos al Señor.

5. ¡Cómo no! Una oración por nuestros padres. ¡Qué contentos estamos todos en este día! No dejéis de ayudarnos en la fe. De acompañarnos a la misa de los domingos. Que no olvidemos a Dios y, Dios, no se olvidará de nosotros. Roguemos al Señor.

6. No podemos olvidar a los que faltan en este día. Hay abuelos que se marcharon ya hacia el cielo. A otros nos faltan los padres o un amigo. Pero, un día, nos volveremos a ver. Para que creamos en la Resurrección y vivamos con esperanza en el mundo. Roguemos al Señor.

7. Hoy, muchas personas nos felicitan. Vamos a rezar por nuestros amigos. Por nuestros vecinos y conocidos. Además rezamos por los que están en los hospitales. Por algunos padres que sabemos que están enfermos. Que Dios les ayude. Sabemos que el Señor nos escucha. ¡Ayúdales, Señor! Roguemos al Señor

6. OFRENDAS (PAN Y VINO) y SIGNOS

1.- Con esta cesta de FLORES damos gracias a la Virgen de XX por ser nuestra madre. Que nunca la olvidemos y que, siempre, nos acordemos de rezarle y de ofrecerle lo mejor de nuestra vida. ¡Gracias, Virgen María!

2.- Con estas ESPIGAS (recién cortadas de nuestros campos) y con estos RACIMOS de uva (cortados también de las viñas) queremos dar gracias a Dios por nuestros padres, por los que nos enseñan a celebrar la Eucaristía.

3.- Con estas dos LAMPARAS queremos ofrecer al Señor el deseo de que, en Peralta, siempre se mantenga encendida la LUZ de la FE. Ayúdanos, Señor

4. En este SACERDOTAL, traemos este CALIZ y esta PATENA. Queremos dar gracias a Dios por nuestros sacerdotes. Que nunca nos falten personas que, con la fiesta de la Eucaristía, nos llenen de ilusión y de esperanza. Gracias, Señor.

5. Con estos CORAZONES, en los que están inscritos nuestros nombres, damos gracias a Dios porque, Él, es la fuente del amor.

6.- El PAN Y EL VINO, auténticas, únicas y verdaderas ofrendas, representan el fruto del trabajo de todos nuestros padres, hombres y mujeres que con buena voluntad trabajan para que, nunca, nos falte el PAN DE LA EUCARISTIA Y EL VINO DE LA ALEGRÍA.

7. CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN

No resulta fácil, María (nombrar a la Patrona de cada lugar)

expresar todo lo que el corazón

siente en estos momentos:

JESUS llena, con su presencia,

la vida de todos los que, con oración y emoción,

le hemos recibido por primera vez en este día.

Quisiéramos, Virgen María,

ofrecerte uno de los momentos

más brillantes y esperados de nuestra fe

Una de las horas más inolvidables de nuestra vida

El instante donde, por dentro, nos sentimos fuertes

porque Jesús ha decidido salir a nuestro encuentro

y convertirnos en sus AMIGOS E INVITADOS.

 

Te ofrecemos, María, nuestro deseo de seguir adelante

Te ofrecemos, María, nuestra promesa de no olvidar a Jesús

Te ofrecemos, María, la alegría que nos ha dado

el llenarnos del Cuerpo y la Sangre del Señor.

 

No nos dejes de tu mano, María:

cuando nos apartemos de Dios, recupéranos para que volvamos a El

cuando nuestras almas se enfríen, tócanos con tu mano y sean más cálidas

cuando nos alejemos de la Mesa Santa,

recuérdanos que, sin ella, seremos más débiles y menos fuertes.

 

María:

Aquí, a tus pies, dejamos todo lo que somos y tenemos.

Gracias por ayudarnos a descubrir a Jesús

Gracias por enseñarnos amar a Dios

Gracias por estar junto a nosotros.

Hoy, porque nuestro corazón está lleno de alegría

de paz, de amor y de Dios

te consagramos toda nuestra vida

para que en, todos los años que vivamos en la tierra,

Dios nos acompañe y seamos felices. Amén


SEGUNDO ESQUEMA


1. SALUDO (un niño/a)

Muy buenos días a todos; sed bienvenidos en este día de nuestra primera comunión.

Para todos mis compañeros y para mi mismo, es una gran alegría subir (venir) hasta este monte santo, que es la parroquia de (…) y sentarnos junto a la mesa del Señor. Su Palabra nos abrirá muchos caminos y, su Cuerpo y su Sangre, será el gran y el mejor regalo de este día.

Hoy queremos pediros algunas cosas:

Primero: que recéis para que nunca olvidemos el amor que Dios nos tiene

Segundo: que nunca olvidemos este momento que con tanta ilusión hemos preparado

Y tercero; que vosotros, nuestros padres, no nos dejéis que abandonemos el camino de la fe.

Gracias por estar aquí con nosotros.

(canto)

2. PETICIONES DE PERDÓN

1.- Muchas veces olvidamos que el Señor vive en medio de nosotros. Vivimos como si EL no existiera. Pidamos perdón al Señor porque, en algunos momentos, somos desagradecidos. Señor ten piedad.

2. Otras veces, como cristianos, nos preocupamos demasiado por las cosas que no tienen importancia. ¿Qué es lo que hoy estamos celebrando? Pidamos al Señor perdón por no ponerle en primer lugar en nuestras vidas. Cristo ten piedad

3.- Finalmente, amigos y padres; pidamos perdón al Señor porque no vivimos según su Palabra; porque no se nos nota que somos de los suyos. Señor ten piedad

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Vamos a escuchar la Palabra de Dios. Hoy, el Señor, nos va a recordar una vez más lo que ya todos conocemos: SEGUIRLE A ÉL significa amarle y amar a los demás. ¿Qué hacemos del amor que Dios ha puesto en nuestros corazones? ¿Lo utilizamos sólo con nosotros o también con los demás? Escuchemos atentamente.

4. LECTURA DEL APOCALIPSIS (O LA LECTURA QUE CORRESPONDA)

Niño

Hermanos:

Yo, Juan, ví un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra han desaparecido, y el mar ya no existe.

Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios, arreglada como una novia que se adorna para su esposo.

Niña

Y escuché una voz potente que decía desde el trono:

- «Ésta es la morada de Dios entre los hombres: habitará con ellos.

Ellos serán su pueblo, y Dios estará con ellos y será su Dios. Él secará las lágrimas de sus ojos.

Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor.

Porque todo lo antiguo ha pasado».

Y el que estaba sentado en el trono dijo:

- «Yo hago nuevas todas las cosas».

Palabra de Dios.

4. PETICIÓN DE LA COMUNION (después del evangelio y antes de la homilía)

Niño/a

Querido sacerdote (o nombre) Por fin ha llegado el día de la primera comunión. ¡Lo estábamos esperando! Nos hemos preparado en las catequesis, hemos participado en la misa familiar, hemos aprendido a rezar, hemos descubierto la persona de Jesús. Ahora, en nombre de todos mis compañeros, te pido que nos admitas para comulgar el PAN DE LA VIDA, EL PAN DE JESUS.

Padre

Querido amigo sacerdote (o nombre): Para nosotros, como padres, es un gran orgullo ofrecer a Dios el fruto de nuestro amor. El día de su Bautismo nos comprometimos a educarlos en la fe. Hoy tenemos la satisfacción de presentarlos para que la Eucaristía los fortalezca.

Madre

Para nosotras las madres supone una gran emoción este momento: queremos dar gracias a Dios porque la Eucaristía hace que sintamos la presencia de Jesús en nuestro pueblo, en nuestra familia, en nuestro matrimonio. Que El nos ayude a seguir adelante. ¡Gracias, Señor!

5. ORACIÓN DE LOS FIELES

1. Pidamos al Señor por toda la Iglesia. Para que nunca se canse de hacer presente a Jesús en el altar. Para que nunca nos falten sacerdotes que nos convoquen, en el nombre del Señor, al PAN DE LA EUCARISTIA. Roguemos al Señor.

2. Pidamos al Señor por todos los niños y niñas que hacemos la comunión. ¿Os imagináis un mundo sin niños? ¿Os imagináis a XXX sin niños? Que nunca olvidemos este gran momento que estamos viviendo. Roguemos al Señor.

3. Pidamos a Dios por nuestros padres. Ya veis. Poco a poco vamos creciendo. Queremos daros las gracias y pedimos al Señor que nos ayudéis a seguir creyendo en Jesús, a venir con nosotros a la Eucaristía y a vivir con alegría este gran día de la comunión. Roguemos al Señor.

4. Hay personas que faltan en este día de nuestra primera comunión. Pidamos al Señor por nuestros difuntos. Por las personas que faltan en nuestra mesa. Por aquellos que echamos en falta. Que Dios les conceda una vida eterna y feliz. Roguemos al Señor.

5. No olvidemos, finalmente, a los niños y niñas que no tienen lo que nosotros tenemos; a las personas que no creen; a los que están tristes. A los pobres. Que cada día luchemos por un mundo mejor. Roguemos al Señor.

6. OFRENDAS

1 .Con estos globos, queremos traer hasta el altar, la alegría y el color de la fe. Un mundo sin fe, es un mundo sin esperanza. Hoy, los niños y niñas de Funes, gritamos ¡VIVA JESUS! ¡VIVA EL AMOR DE DIOS! (Se ofrecen dos varas llenas de globos tantos como niños y niñas reciben la comunión)

2.- Con el pan y el vino, con las espigas y los racimos, traemos hasta el altar de Funes el trabajo y el esfuerzo de los padres. Demos gracias a Dios por esta oportunidad para renovar nuestra fe y para plantearnos de corazón que hemos de reafirmar nuestra fe en el Señor y con el Señor. (Dos niños traen una bandeja con racimos y otros dos otra bandeja con pan amasado. Los padres el cáliz y la patena con formas)

7. CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN

No resulta fácil, María (nombrar a la Patrona… )

expresar todo lo que el corazón

siente en estos momentos:

JESUS llena, con su presencia,

la vida de todos los que, con oración y emoción,

le hemos recibido por primera vez en este día.

Quisiéramos, Virgen María,

ofrecerte uno de los momentos

más brillantes y esperados de nuestra fe

Una de las horas más inolvidables de nuestra vida

El instante donde, por dentro, nos sentimos fuertes

porque Jesús ha decidido salir a nuestro encuentro

y convertirnos en sus AMIGOS E INVITADOS.

 

Te ofrecemos, María, nuestro deseo de seguir adelante

Te ofrecemos, María, nuestra promesa de no olvidar a Jesús

Te ofrecemos, María, la alegría que nos ha dado

el llenarnos del Cuerpo y la Sangre del Señor.

 

No nos dejes de tu mano, María:

cuando nos apartemos de Dios, recupéranos para que volvamos a El

cuando nuestras almas se enfríen, tócanos con tu mano y sean más cálidas

cuando nos alejemos de la Mesa Santa,

recuérdanos que, sin ella, seremos más débiles y menos fuertes.

 

María:

Aquí, a tus pies, dejamos todo lo que somos y tenemos.

Gracias por ayudarnos a descubrir a Jesús

Gracias por enseñarnos amar a Dios

Gracias por estar junto a nosotros.

Hoy, porque nuestro corazón está lleno de alegría

de paz, de amor y de Dios

te consagramos toda nuestra vida

para que en, todos los años que vivamos en la tierra,

Dios nos acompañe y seamos felices. Amén