II Domingo de Cuaresma
1 de marzo de 2015

Moniciones


MONICIÓN DE ENTRADA

Recibid, hermanos y hermanas, nuestra más cordial bienvenida en el inicio de la Liturgia de este Segundo Domingo de Cuaresma. Vamos a asistir, junto a Pedro, a Santiago y a Juan, a la Transfiguración. La Transfiguración del Señor es un mensaje de esperanza para todos, entonces los fue para los apóstoles, ante la inminencia de la Pasión, Muerte y Gloria de Jesús. Pero ellos, en ese momento, no supieron comprender tal signo. Y a nosotros nos puede ocurrir lo mismo: pensar que la Transfiguración es sólo un recuerdo del pasado. Pero es el mensaje que nuestro Maestro nos da hoy, aquí y ahora… en este domingo primero del mes de marzo Y es uno más de los muchos que recibiremos dentro de esta cuaresma, tiempo de conversión y de amor. No hemos de desaprovechar ni un minuto de nuestro tiempo para encontrar ese camino de verdad y de vida. Se trata de no perder la menor oportunidad para santificarnos siguiendo los pasos del Señor Jesús. Y a la espera de su gloriosa Resurrección.

 

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- La fe de Abrahán era completa, total. Obedecía a Dios por encima de cualquier duda. Es muy fuerte disponerse a sacrificar –a degollar—a su único hijo porque Dios se lo ha mandado. Por Abrahán no puso reparos. Dios –claro está—no iba a permitir ese sacrificio. Era una prueba. Todos vivimos pruebas, algunas muy sencillas o fáciles; otros, mas duras o complicadas. Pero hemos de obedecer a Dios en todo momento porque Él sabe que es lo mejor para nosotros. Esta primera lectura, del capítulo 22 del Génesis, es toda una enseñanza de enorme importancia.

S.- La referencia del Salmo 115 que proclamamos hoy es el Salmo 116 que los judíos utilizaban como uno solo, mientras que la Vulgata y la Biblia griega de “los Setenta” los transformaba en dos. En realidad son distintos según su texto. Pero lo de menos es su construcción literaria original. Lo importante es que tanto nosotros, como los hombres y mujeres que nos precedieron, elevan con los versículos de este salmo la confianza en Dios, en su apoyo y en su justicia. Eso es lo importante.

2.- En el fragmento de la Carta de San Pablo a los Romanos –que es nuestra segunda lectura—Pablo corrobora algo que nos después nos va a decir el Evangelio. Dios permitirá la muerte de su Hijo para la salvación de todos. Y el mensaje de esperanza para los Apóstoles es precisamente ese trozo de gloria que verían en lo alto del monte.

3.- San Marcos nos narra con sencilla brillantez el misterio de la Transfiguración del Señor. Fue, sin duda, algo espectacular. Pero por encima de la calidad del prodigio está que Dios quiere mostrar a tres apóstoles que Jesús es su Hijo y que, por tanto, nada deben temer respecto a lo que vendrá después. Es una ayuda a su débil fe. Pero la gloria que vieron se les olvidó pronto. Nuestros propósitos de seguir al Señor también se nos olvidan a pesar de que los recibimos con la cercanía de una luz que nunca se apaga.

 

Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

Una semana más el padre Javier Leoz compone para nosotros esta bella plegaria para los momentos final de nuestra Eucaristía

SUBIR Y BAJAR

 

Quiero subir y bajar, Señor, contigo

y contemplar, cara a cara,

el Misterio de Dios que –estando escondido-

habla, se manifiesta y te señala como Señor.

 

Quiero subir y bajar:

Ascender para contemplar tu gloria

bajar para dar testimonio de ella

en la vida de cada día

en los hombres que nunca se encaminaron

a la cima de la fe, al monte de la esperanza,

a la montaña donde, Dios, siempre habla

nunca defrauda y siempre dice… que nos ama.

Amén


Exhortación de despedida

Salgamos de la celebración con la enorme alegría que nos comunica Nuestro Señor Jesucristo. Quiso transfigurarse para que sus apóstoles supieran antes de su Gloria que de su Muerte... Jesús debe ser la luz única que ilumine nuestro camino.


 

MISA CON NIÑOS

Sección realizada por las catequistas de la Parroquia de San Francisco de El Altet, en Elche, Alicante, España, donde es párroco nuestro colaborador, don Pedro Juan Díaz Zaragoza.


MONICIÓN DE ENTRADA

Muy buenos días queridas familias.

Hoy Jesús nos enseña lo importante que es el amor. En el primer domingo, Dios nos regaló un arcoíris como símbolo de que Él está siempre con nosotros, hoy Dios quiere que tengamos un corazón nuevo, un corazón bueno un corazón solidario, para que en el mundo haya paz, alegría y cariño entre todos.

Comencemos esta Eucaristía cantando con alegría.


PETICIONES DE PERDÓN

• Perdónanos Señor porque muchas veces no demostramos nuestro cariño a nuestros familiares y amigos. Señor ten piedad.

• Por las veces que condenamos a otros por sus actos, sin darnos cuenta que Dios nunca nos condena. Cristo ten piedad.

• Por todas las veces que despreciamos a otros por ser diferentes a nosotros, sin darnos cuenta que todos somos iguales para Dios. Señor ten piedad.


MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA

Hubo un tiempo en que los hombres le tenían mucho miedo a Dios, y hacían sacrificios de animales para evitar que Dios se enfadara. En esta lectura Dios pone a prueba a Abraham pidiéndole que sacrifique a su único hijo para agradar a Dios. Pero Dios realmente no quiere que Abraham mate a su hijo, lo que realmente quiere Dios es que confiemos en Él, sin reservas, porque Él nunca nos defraudará. Escuchemos con atención.

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA Y AL EVANGELIO

La segunda lectura nos explica cómo es de grande el amor de Dios por nosotros. Dios, fue capaz de entregar a su único hijo por nuestra salvación, para perdonar todos nuestros pecados. Dios es nuestro padre en el cielo que nos quiere y nos cuida, con Él a nuestro lado podemos caminar confiados por la vida porque sabemos que Él está velando por nosotros.

En el evangelio, Jesús sorprende a tres de sus amigos cuando suben a la montaña. Escuchemos.


PETICIONES

1. Señor, danos un corazón grande para amar, un corazón grande para luchar contra el odio, danos un corazón como el de Jesús. Roguemos al Señor.

2. Por todas las personas que están solas, que no reciben cariño, para que seamos capaces de ofrecerles nuestro amor y atención. Roguemos al Señor.

3. Por todas aquellas personas que aun sin conocer a Dios van por el mundo haciendo el bien y ayudando a los más necesitados. Roguemos al Señor.

4. Por todos los niños del mundo, para que podamos cambiar nuestro corazón por uno más parecido al de Jesús y así poco a poco ir cambiando nuestro mundo. Roguemos al Señor.

5. Por los niños y niñas de Bebonuk, en Timor Leste, a los que van a ayudar nuestros compañeros que van a hacer la primera Comunión. Roguemos al Señor.


OFRENDAS

• Te ofrecemos Señor el vino y el pan, para que no olvidemos que Tú siempre estás a nuestro lado y que con tu compañía, conviertes la soledad de nuestro desierto, en un lugar mucho más hermoso y habitable.

• Te ofrecemos Señor estos dibujos que hicimos en catequesis, como una muestra de nuestro compromiso de poner más amor en el mundo para ir poco a poco cambiándolo por un mundo lleno de amor, tolerancia y paz.