XXIX Domingo del Tiempo Ordinario
19 de octubre de 2014

Moniciones


Recuperamos los formularios para misas con niños que hemos venido publicando meses atrás, hasta la pausa vacacional del verano. Están coordinados por nuestro colaborador, Pedro Juan Díaz, y se utilizan en su parroquia de El Altet, en Alicante, España. Van tras la Exhortacion de despedida.


MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos bienvenidos a esta eucaristía del domingo XXIX del Tiempo Ordinario. La Iglesia universal celebra, además, la Jornada Pontificia de la Propagación de la Fe, el popular DOMUND. Y que este año tiene el lema: “Renace la alegría”. Vamos a orar hoy muy especialmente por esos miles y miles de hombres y mujeres, hermanos y hermanas de nuestra fe, que trabajan en tierras lejanas para llevar alegría, paz, amor y ayuda a muchas personas que, a veces, no tienen nada y lo esperan todo. Señalar también que en Roma el Papa Francisco beatifica a Pablo VI, gran pontífice que concluyó el Concilio Vaticano II. Hoy, además, el evangelio nos trae de esa frase tan conocida de Jesús de Nazaret de “Pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Y que no es otra cosa que una respuesta sagaz del Maestro ante la hipocresía de sus enemigos. Alejemos de nosotros cualquier sentimiento de engaño o de hipocresía que ninguna de esas dos cosas convienen a los buenos cristianos.

 

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- En la primera lectura, el profeta Isaías nos muestra que Dios rompe, una vez más, nuestros esquemas. Elige a un "sin-Dios" para "ungirlo y que lleve a su pueblo la libertad. Ciertamente Israel no esperaba la libertad desde esa plataforma. Sin embargo esto demuestra que Dios es el Señor absoluto Él escoge sus instrumentos donde nadie se le hubiese ocurrido elegirlos; escogiendo personajes que nosotros hubiéramos rechazado, para decirnos que sólo podremos descubrir las acciones del Señor cuando abandonemos nuestros esquemas raquíticos y calculadores y nos entreguemos a Él sin condiciones.

S.- El salmo 95 expresa de manera clara, que para los judíos, Dios era Rey, un Rey total, con atribuciones incluso políticas y de Gobierno. Para nosotros, sin embargo, su majestad es más del Espíritu. Jesús de Nazaret nos enseñó que Dios es amor y en ese sentido lo aclamamos, sin olvidar que toda la gloria es suya y que todo el poder posible está en sus manos.

2.- San Pablo, en el comienzo de la Carta a los Tesalonicenses –que es nuestra segunda lectura de hoy-- nos recuerda que una comunidad tiene que estar siempre regida por la fuerza del Espíritu. No importa el número de miembros, ni las pruebas que se presenten, ni el ambiente en que se desarrolle; lo importante es la fidelidad a Dios, la vivencia evangélica, y que los miembros hayan sido "tocados" por el mensaje de Cristo. Así lo llevaremos "acuñado" en nuestra manera de vivir y la gente sabrá de quien somos, al ver que nuestra relación con Dios brota del amor. Durante las próximas semanas seguiremos leyendo esta carta a los Tesalonicenses.

3.- Vamos a escuchar hoy el célebre evangelio del denario. San Mateo muestra el deseo de engaño de los fariseos y la sagacidad práctica de Jesús. La respuesta a la trampa está en la cara y en la cruz de un denario. Y es toda una catequesis permanente para entender mejor nuestra vida: hemos de separar los compromisos mundanos de los espirituales, no separándoles pero dando a cada uno su sitio. Hoy todavía a muchos les gustaría que Dios y el César fuesen una misma cosa.

Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

Una semana más ofrecemos esta plegaria del padre Javier Leoz para estos momentos finales de nuestra eucaristía.

¿CÉSAR….O TÚ SEÑOR?

Que no me olvide, oh Señor, que Tú eres el centro de todo

Que no me olvide, Señor, de orientarme desde Ti y contigo

Que no me olvide, Señor, que –el cielo y la tierra-

son todo obra de tu mano

Que no me olvide, Señor,

que entre los “césares” que intentan manipular mi conciencia

sólo Tú, Señor, tienes derecho a entrar en ella.

Amén.


Exhortación de despedida

El Domund configura nuestra celebración dominical de hoy. Ahora, cuando salgamos del templo, vamos a ver a muchas manos amigas que con huchas volanderas nos piden ayuda –otra vez—para propagar por todo el orbe la palabra de Jesús de Nazaret.


 

MISA CON NIÑOS

Sección realizada por las catequistas de la Parroquia de San Francisco de El Altet, en Elche, Alicante, España, donde es párroco nuestro colaborador, don Pedro Juan Díaz Zaragoza.


MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días a todos y bienvenidos a esta celebración. Después del paréntesis del verano, retomamos nuestro encuentro semanal con nuestro amigo Jesús, que siempre ha estado aquí y que se alegra de vernos hoy a todos reunidos. Además lo hacemos en un domingo especial porque es el Domingo Mundial de las Misiones, el DOMUND. Hoy recordamos a todos los misioneros y misioneras que están en otros países anunciando el Evangelio de Jesús. También nosotros somos misioneros desde el día en que nos bautizaron, pero lo hacemos aquí, entre nuestros amigos y conocidos. También le damos la bienvenida a nuestros compañeros de Despertar Religioso, que comienzan su andadura en la catequesis.

Vamos a empezar nuestra celebración con alegría y cantando.


PETICIONES DE PERDÓN

1.- Por las veces en que no estamos alegres cuando venimos a la Iglesia o hablamos de Jesús. Señor, ten piedad.

2.- Por las veces en que nos da vergüenza decir que somos cristianos y que venimos a la Iglesia. Cristo, ten piedad.

3.- Por las veces en que no somos misioneros con los que tenemos a nuestro alrededor. Señor, ten piedad.


MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA

El profeta Isaías nos va a presentar a un personaje muy importante para la historia del pueblo de Israel, que se llamaba Ciro y que les ayudó a volver a su país cuando fueron expulsados. Es una prueba más de que Dios nunca nos abandona y pone personas en nuestro camino que nos ayudan. Escuchemos con atención.

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA Y EVANGELIO

Vamos a escuchar ahora el comienzo del libro más antiguo del Nuevo Testamento. Y empieza con una gran acción de gracias que nos puede servir a nosotros también para darle gracias a Dios por todo lo que recibimos de Él.

Y en el Evangelio, vamos a ver como Jesús no se avergonzaba de hablar de Dios a todas las personas, incluso a las que podían criticarlo o hacerle daño. Escuchemos con atención.


PETICIONES

1.- Por todos los que formamos la Iglesia, tanto aquí como en otros países que están muy lejos, pero que también son cristianos como nosotros. Roguemos al Señor.

2.- Por los gobernantes de todos los países, que se comprometieron a trabajar para que no haya pobres en nuestro mundo, para que lo cumplan. Roguemos al Señor.

3.- Por los misioneros y misioneras, para que Dios les ayude y cuenten también con nuestra oración y nuestra colaboración. Roguemos al Señor.

4.- Por nosotros, niños y niñas que empezamos un nuevo curso de catequesis, por los que vienen por primera vez a Despertar Religioso, por los que vamos a hacer la Primera Comunión este año y por los que están a mitad de camino, para que empecemos el curso con ganas y alegría. Roguemos al Señor.

5.- Por todos los padres y mayores que habéis venido hoy a esta Misa, para que nos ayudéis con vuestro testimonio a hacer una opción clara por Jesús de Nazaret y por su estilo de vida. Roguemos al Señor.