www.Betania.es

Domingo XXXI del Tiempo Ordinario
Conmemoración de todos los Fieles Difuntos
2 de noviembre de 2014


En este domingo que celebramos a Todos los Fieles Difuntos vamos a situar en la página de Oración de los Fieles la Misa de Niños que habitualmente damos en la página de Moniciones.


La oración de los fieles


1.- PADRE ALIVIA LA PENA DE LOS QUE SUFREN

2.- DANOS A TODOS TU VIDA ETERNA


PRIMERA

PADRE ALIVIA LA PENA DE LOS QUE SUFREN

Miramos al cielo con la esperanza de haber festejado ayer a nuestros hermanos ya en compañía del Señor, y pedimos hoy al Padre por los que ya nos han abandonado y están en tránsito a la Casa Paterna. Hoy repetimos:

R.- PADRE ALIVIA LA PENA DE LOS QUE SUFREN.

1.- Padre, te pedimos por la Iglesia purgante, para que todos los que están en este trance, obtengan pronto la purificación necesaria para contemplarte cara a cara.

OREMOS

2.- Padre, te pedimos por los que tienen el poder en esta tierra de aliviar la pobreza y la enfermedad para que sean generosos con sus hermanos que sufren.

OREMOS

3.- Padre, por los enfermos de cuerpo o de alma, por los que viven en condiciones precarias, por los que no tienen trabajo, para que se vean pronto libres de ello y puedan caminar conforme al seguimiento propio del cristiano.

OREMOS

4.- Padre, te pedimos especialmente por nuestros familiares y amigos recientemente fallecidos, para que esta oración sirva para la pronta purificación de las penas de sus pecados.

OREMOS

5.- Padre, te pedimos por las familias que viven en apuros o con problemas, para que siguiendo con paciencia las indicaciones del Espíritu, alcancen pronto la felicidad y la paz propias del amor.

OREMOS

6.- Padre, te pedimos por todos nosotros y nuestras inquietudes, en tus manos las ponemos para que sepamos superarlas con verdadero espíritu cristiano.

OREMOS

Padre, en tus manos dejamos estas inquietudes, e imploramos tu misericordia sobre nosotros y todas las almas del purgatorio . Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.


SEGUNDA

DANOS A TODOS TU VIDA ETERNA

Hoy, Señor, nuestra plegaria se fija en aquellos hermanos que ya no están entre nosotros, te pedimos para ellos, que gocen de tu resurrección por ello te pedimos:

R.- DANOS A TODOS TU VIDA ETERNA

1. – Por el Papa, los obispos, sacerdotes y laicos, para que seamos conscientes de que solo Tú eres el camino hacia la morada del Padre.

OREMOS

2. – Por los que gobiernan las naciones para que atiendan con presteza las necesidades de su pueblo.

OREMOS

3. – Por todos los pobres, enfermos y olvidados para que encuentren una mano tendida que los guíe en el dolor y la angustia.

OREMOS

4. – Por la paz, fruto y signo de respeto entre todos.

OREMOS

5. – Por todos nuestros amigos y familiares difuntos, para que el Señor los acoja en su casa.

OREMOS

6.- Por todos los que sufren por la muerte de algún ser querido, para que la fe en la resurrección de Cristo les ayude en estos momentos difíciles.

OREMOS

7. - Por nosotros para que descubramos que lo importante de este mundo es el Reino de Dios.

OREMOS

Padre, unimos nuestra plegaria a todos aquellos que recuerdan hoy a sus seres queridos, con la esperanza de que un día estemos todos junto a Ti.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amen.


 

MISA CON NIÑOS

Sección realizada por las catequistas de la Parroquia de San Francisco de El Altet, en Elche, Alicante, España, donde es párroco nuestro colaborador, don Pedro Juan Díaz Zaragoza. Ante la posibilidad de poderse elegir diferentes lecturas en este domingo de la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos hemos incluido las que se citan en las presentes moniciones. Además, situamos este formulario en la Página de Preces. La semana que viene volveremos al emplazamiento habitual.


MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días a todos y bienvenidos a la Eucaristía. Hoy vamos a recordar a todos nuestros seres queridos, familiares y amigos, que han muerto. A lo mejor son nuestros abuelos, o nuestros tíos o tías, o algún familiar cercano, o algún amigo nuestro. Le pedimos a Dios que les abra las puertas de su casa para que puedan estar a gusto con Él. Empezamos nuestra celebración con el canto inicial.


PETICIONES DE PERDÓN

1. Señor, te pedimos perdón porque perdemos la esperanza cuando nos pasan cosas malas. Señor, ten piedad.

2. Jesús, te pedimos perdón porque no nos acordamos de que Tú resucitaste para que todos tengamos Vida Eterna. Cristo, ten piedad.

3. Padre, te pedimos perdón porque pensamos mal de Ti cuando alguien se muere. Señor, ten piedad.


MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA

Esta primera lectura que vamos a leer ahora nos dice que a Dios no se le quitan las ganas de vernos nunca y que su misericordia y su compasión no se acaban, así que tenemos que tener mucha esperanza y poner toda nuestra confianza en Él. Vamos a escucharla con atención.

LECTURA DEL LIBRO DE LAS LAMENTACIONES

Me han arrancado la paz, y ni me acuerdo de la dicha;

me digo: «Se me acabaron las fuerzas y mi esperanza en el Señor.»

Fíjate en mi aflicción y en mi amargura, en la hiel que me envenena;

no hago más que pensar en ello, y estoy abatido.

 

Pero hay algo que traigo a la memoria y me da esperanza:

que la misericordia del Señor no termina y no se acaba su compasión;

antes bien, se renuevan cada mañana: ¡qué grande es tu fidelidad!

 

El Señor es mi lote, me digo, y espero en él.

El Señor es bueno para los que en el esperan y lo buscan;

es bueno esperar en silencio la salvación del Señor.

PALABRA DE DIOS

SALMO RESPONSORIAL

R.- Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa.

Desde lo hondo a ti grito, Señor:

Señor, escucha mi voz;

estén tus oídos atentos

a la voz de mi súplica. R.

 

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,

¿quién podrá resistir?

Pero de ti procede el perdón

y así infundes respeto. R.

 

Mi alma espera en el Señor,

espera en su palabra;

mi alma aguarda al Señor,

más que el centinela la aurora. R.

 

Aguarde Israel al Señor,

como el centinela la aurora;

porque del Señor viene la misericordia,

la redención copiosa;

y él redimirá a Israel

de todos sus delitos. R.


MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA Y AL EVANGELIO

En esta segunda lectura, San Pablo nos dice que, cuando Jesús murió y resucitó, le ganó la batalla a la muerte por Él y por nosotros, para que podamos también nosotros resucitar y estar con Él para siempre.

Precisamente Jesús nos dice en el evangelio que en su casa hay sitio para todos nosotros y que no le cierra la puerta a nadie que quiera entrar. Vamos a escuchar estas lecturas con mucha atención.

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS ROMANOS

Hermanos:

Los que por el Bautismo nos incorporamos a Cristo, fuimos incorporados a su muerte.

Por el Bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, así como Cristo fue despertado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva.

Porque, si nuestra existencia está unida a él en una muerte como la suya, lo estará también en una resurrección como la suya.

Comprendamos que nuestra vieja condición ha sido crucificada con Cristo, quedando destruida nuestra personalidad de pecadores y nosotros libres de la esclavitud al pecado; porque el que muere ha quedado absuelto del pecado.

Por tanto, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él.

PALABRA DE DIOS


PETICIONES

1. Por la Iglesia, para que no deje de anunciar con alegría que Jesús ha resucitado y que es una Buena Noticia para todos nosotros. Roguemos al Señor.

2. Por todos los hombres y mujeres de buena voluntad, por todos los que quieren vivir la vida con generosidad y espíritu abierto a los demás. Roguemos al Señor.

3. Por nuestros familiares y amigos difuntos, por todas las personas queridas que nos han dejado, para que estén muy felices con Dios en el cielo. Roguemos al Señor.

4. Por nosotros, niños y niñas de todo el mundo, para que nos acordemos de rezar siempre por nuestros familiares que han muerto, y para que no perdamos nunca la esperanza y la confianza en Dios. Roguemos al Señor.

5. Por todos los que hemos venido hoy a esta misa, para que tengamos fe en que en Jesús está la resurrección y la vida, y amor para ser sus testigos en medio del mundo. Roguemos al Señor.