XVII Domingo del Tiempo Ordinario
30 de julio de 2017

Plegarias


 

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 67,6-7.36

Dios vive en su santa morada. Dios prepara casa a los desvalidos, da fuerza y poder a su pueblo.

ACTO PENITENCIAL

Jesús, Tú que eres Nuestro Tesoro, que tu Gracia limpie todos nuestros pecados

Señor Ten Piedad

Jesús, Tú que eres lo único que buscamos, que tu alegría por haber vencido a la muerte, nos aleje de la muerte del pecado.

Cristo Ten Piedad

Jesús, Tú que eres nuestra perla fina, haz que la esperanza en la llegada del Reino de Dios, borre nuestra tendencia al pecado.

Señor Ten Piedad

ORACIÓN COLECTA

Oh Dios, protector de los que en ti esperan; sin ti nada es fuerte ni santo. Multiplica sobre nosotros los signos de tu misericordia, para que todo, bajo tu guía providente, de tal modo nos sirvamos de los bienes pasajeros, que podamos adherirnos a los eternos.

Por Jesucristo Nuestro Señor

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, las ofrendas que podemos presentar gracias a tu generosidad, para que estos santos misterios, donde tu Espíritu actúa eficazmente, santifiquen los días de nuestra vida y nos conduzcan a las alegrías eternas.

Por Nuestro Señor Jesucristo

PLEGARIA EUCARÍSTICA

-El Señor esté con vosotros

-Levantemos el corazón

-Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

Jesús queremos cambiar nuestro mundo, queremos que haya palabras que nadie entienda, y que sólo sea la palabra viva del Evangelio la que resuene en nuestro mundo.

¿Cuándo preguntarán los niños de la India qué es el hambre?

¿Cuándo, Jesús, preguntarán los niños de África que es la injusticia y la explotación?

¿Cuándo, Jesús, preguntarán los niños del Tercer mundo, que es la miseria, la desesperanza?

¿Cuándo preguntarán todos los niños del mundo, que es la guerra, el terrorismo, la violencia o la droga?

Y es que esa será la señal de que hemos cambiado, cuando esas palabras queden viejas, y ya nadie las use, se queden sin contenido y desaparezcan de nuestro vocabulario, será que hemos resucitado el Evangelio.

Jesús, te pedimos en esta Eucaristía, que sepamos ser agradecidos contigo,

Darte siempre un si por respuesta.

Ofrecerte nuestro esfuerzo,

Ofrecerte nuestra vida,

Que sepamos dar frutos de bondad,

Amor y verdad,

No olvidarnos de los pobres, de nuestros hermanos.

No descansaremos hasta lograr descanso para los demás,

Y con este compromiso, nos unimos a todos los santos que de manera

anónima dieron su vida y con ellos llenos de alegría, te aclamamos sin cesar:

Santo, Santo, Santo.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 102, 2

Bendice alma mía al Señor y no olvides sus beneficios.

ORACIÓN PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Danos, Señor, Dios Todopoderoso, tu gracia para que la fuerza recibida en estos sacramentos nos lleve a la Vida Eterna

Por Jesucristo Nuestro Señor.