Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

Domingo de Pentecostés
24 de mayo de 2015

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


Termina el Tiempo Pascual en este domingo de Pentecostés. La idea es que hemos recorrido mucho, juntos. Se inició el Miércoles de Ceniza con la Cuaresma, y llegó la Semana Santa y la Pascua. Es un camino esplendido, grande que contiene los fundamentales misterios de nuestra fe. Y hoy, además, se cumple la promesa de Jesús: el Espíritu Santo ya está aquí y Él nos lo va a enseñar todo…


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura, sacada del libro de los Hechos de los Apóstoles, nos narra la llegada del Espíritu Santo y la sorpresa que supuso para todos. Hoy deberíamos sorprendernos tanto como ellos de ese Espíritu que llega a cada uno de nosotros. Ya no estamos solos, el Espíritu de Jesús vive y actúa en cada hombre. Esto ha de movernos a llevar, sin miedo, el mensaje allí donde nos encontremos.

S.- Este salmo 103 es uno de los más extensos del salterio y es un himno jubiloso a la fuerza de Dios, por la que ha creado el mundo y todo lo que existe. Para nosotros, hoy, tiene enormes resonancias respecto al Espíritu Santo. El versículo 30 es el utilizado como verso responsarial. En el salmo está presente el aliento de Dios, su soplo creador, que es un bello sinónimo para el Espíritu.

2.- Esta responsabilidad es para todos, como dice la segunda lectura, de la Carta de Pablo a los fieles de Corinto, somos miembros de un único Cuerpo, bautizados en un mismo Espíritu y cada uno tendrá que responder de su tarea. Pentecostés no es una cosa de ayer. Tenemos cada uno que vivir nuestro Pentecostés.

Secuencia.- La secuencia es un texto litúrgico antiquísimo. La Iglesia lo ha guardado como definición de la obra y presencia del Espíritu Santo y es pieza muy importante de esta Misa de Pentecostés. Abramos nuestra alma de par en par para escuchar este himno, uno de los más bellos de la liturgia católica.

3.- Las claves de lo que es Pentecostés las encontraremos en el Evangelio de Juan: Igual que Jesús penetra en el Cenáculo en medio de personas aterradas por el miedo, así aparece hoy Jesús en nuestro corazón. Vamos a dejarle entrar; Él nos trae el amor, la paz, la fortaleza, la luz, la compañía... Y nos ofrece para siempre el Espíritu.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 2, 1-11

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos, preguntaban:

-- ¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 103

R.- ENVÍA TU ESPÍRITU, SEÑOR, Y REPUEBLA LA FAZ DE LA TIERRA.

 

Bendice, alma mía, al Señor:

¡Dios mío, qué grande eres!

Cuántas son tus obras, Señor;

la tierra está llena de tus criaturas. R.-

 

Les retiras el aliento,

y expiran y vuelven a ser polvo;

envías tu aliento, y los creas, y

repueblas la faz de la tierra. R. -

 

Gloria a Dios para siempre,

goce el Señor con sus obras.

Que le sea agradable mi poema,

y yo me alegraré con el Señor. R. -


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 12, 3b-7. 12-13

Hermanos:

Nadie puede decir: “Jesús es Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común.

Porque, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.

Palabra de Dios


SECUENCIA

Ven, Espíritu divino,

manda tu luz desde el cielo.

Padre amoroso del pobre;

don, en tus dones espléndido;

luz que penetra las almas;

fuente del mayor consuelo.

 

Ven, dulce huésped del alma,

descanso de nuestro esfuerzo,

tregua en el duro trabajo,

brisa en las horas de fuego,

gozo que enjuga las lágrimas

y reconforta en los duelos.

 

Entra hasta el fondo del alma,

divina luz, y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre,

si tú le faltas por dentro;

mira el poder del pecado,

cuando no envías tu aliento.

 

Riega la tierra en sequía,

sana el corazón enfermo,

lava las manchas,

infunde calor de vida en el hielo,

doma el espíritu indómito,

guía al que tuerce el sendero.

 

Reparte tus siete dones,

según la fe de tus siervos;

por tu bondad y tu gracia,

dale al esfuerzo su mérito;

salva al que busca salvarse

y danos tu gozo eterno.


ALELUYA

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu amor


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 20, 19-23

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

-- Paz a vosotros

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

-- Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:

-- Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

Palabra del Señor.


COMENTARIO LITÚRGICO

EL ESPÍRITU: LA FUERZA QUE NOS FALTA

Por David Llena

Viene el Espíritu y trae la fuerza que nos falta, el valor para el camino, la mirada trascendente, la comprensión de las escrituras, el aire nuevo para retomar la marcha. Viene el Espíritu y sopla en la Iglesia, hacia la Iglesia, para que seamos uno, para que seamos piedras vivas, para que construyamos el Reino, para que se esparza la semilla. Viene el  Espíritu para consolar, para animar, para renovar, para fortalecer, para iluminar. Viene el Espíritu, pongámonos en sintonía con Él.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

LLENA NUESTRO CORAZÓN DE TU ESPÍRITU

Es día de Pentecostés. El Espíritu Santo llega, abramos el corazón para que limpie lo malo y deje su aliento palpitando en nosotros. Hoy pedimos al Padre:

R.- LLENA NUESTRO CORAZÓN DE TU ESPÍRITU.

1. – Por la Iglesia, para que llena del Espíritu de testimonio de la Resurrección del Señor hasta los confines de la tierra.

OREMOS

2. – Por el mundo que reclama justicia y paz, para que se abra a la acción del Espíritu y se deje guiar por el amor y la unidad.

OREMOS

3. – Por todos los que alentados por el Espíritu llevan la semilla del Reino a todos los lugares del mundo, especialmente por la Acción Católica y todos los laicos comprometidos.

OREMOS

4. – Por los cristianos perseguidos a causa de su fe, para que el Señor les de valor en su testimonio y acoja a aquellos que derraman su sangre martirialmente.

OREMOS

5. – Por los enfermos, para que el Espíritu les de aliento y ánimo en los días de enfermedad y puedan pronto ponerse al servicio del Reino.

OREMOS

6. – Por todos nosotros, para que renovados en el Espíritu, seamos portadores de la Buena Noticia a todos nuestros ambientes.

OREMOS

Padre, te pedimos que acojas estas plegarias que tu pueblo te presenta, movidos por la acción del Espíritu Santo.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- ¿Hemos dejado al Espíritu Santo en nuestro interior? ¿O nuestra cobardía, tibieza y falta de purificación impide su entrada?

2.- ¿Sabemos que el Espíritu es corriente de amor y vinculo entre el Padre y el Hijo?

3.- ¿Aceptamos sin reservas que Dios es amor?

4.- ¿Somos capaces de amar, también sin reservas, a nuestros hermanos?

5.- ¿Esperamos los dones y los frutos del Espíritu Santo? ¿Los conocemos?

6.- ¿Podemos hoy hacer propósito fuerte de querer recibir el Espíritu Santo y lanzarnos a la misión de evangelización y ayuda a los hermanos que Cristo nos ha encargado?


LA MISIÓN

Pentecostés: nuestra alegría no puede ser completa si muchos de nuestros hermanos lo están pasando mal. Precisamente debe ser en Pentecostés es cuando más debemos acordarnos de los hermanos, que más sufren y menos tienen…