Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

III Domingo del Tiempo Ordinario
22 de enero de 2017

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

Jesús de Nazaret comienza a llamar y reunir a sus Apóstoles. Establece, además, su residencia en Cafarnaún, y así se cumple la profecía de Isaías. La realidad es que el Maestro inicia su vida pública, junto con sus apóstoles, y este es lo que nos muestra el Tiempo Ordinario. Aprovechemos las lecciones que Jesús nos da y que, desde luego, son muy útiles para nuestra vida cotidiana.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La profecía de Isaías que escucharemos como primera lectura incluye el oráculo en el que se decía –y el pueblo de Israel estaba convencido— como y donde se iniciaría la andadura del Mesías, que iba a ser luz que ilumina el mundo. El pasaje, además, tiene resonancias navideñas, del tiempo de la Epifanía.

S.- Este salmo 26 es de los que cantaban los peregrinos al ver a lo lejos la ciudad de Jerusalén. Expresan los sentimientos de dicha y esperanza cumplida por haber llegado a la Ciudad Santa, donde habita el Señor Dios que ayuda a los que confían en Él. Para nosotros puede –y debe—significar un ejercicio pleno de confianza en el Padre Bueno que nos acompaña en nuestro camino.

2.- En la segunda lectura Pablo de Tarso pone el dedo en la llaga sobre las divisiones de los fieles que seguimos viviendo y sufriendo. Son los personalismos de los fieles de Corinto los que explica San Pablo en su carta, pero que son perfectamente aplicables a nuestros tiempos. Y todos entendemos perfectamente a lo que se refiere el Apóstol, porque somos culpables –aquí y ahora--de mantener preferencias sin razón y “capillitas” que impiden la paz y la concordia en el seno de la Iglesia.

3.- San Mateo, en el evangelio, alude al cumplimiento de la profecía de Isaías, que hemos oído como primera lectura, cuando Jesús se instala en Cafarnaún y comienza su predicación en Galilea. Y es también para nosotros el inicio regular de la lectura del texto de Mateo que seguirá durante todo este año litúrgico, dentro del ciclo A.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 8, 23b-9, 3

En otro tiempo, humilló el Señor la tierra de Zabulón y la tierra de Neftalí, pero luego ha llenado de gloria el camino del mar, el otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaba en tierra y de sombras de muerte, y una luz les brilló.

Acreciste la alegría, aumentaste el gozo; se gozan en tu presencia, como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín. Porque la vara del opresor, y el yugo de su carga, el bastón de su hombro, los quebrantaste como el día de Madián.

Palabra de Dios.


Salmo 26, 1. 4. 13-14

R. EL SEÑOR ES MI LUZ Y MI SALVACIÓN.

 

El Señor es mi luz y mi salvación,

¿a quién temeré?

El Señor es la defensa de mi vida,

¿quién me hará temblar? R.

 

Una cosa pido al Señor,

eso buscaré:

habitar en la casa del Señor

por los días de mi vida;

gozar de la dulzura del Señor,

contemplando su templo. R.

 

Espero gozar de la dicha del Señor

en el país de la vida.

Espera en el Señor, sé valiente,

ten ánimo, espera en el Señor. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 1, 10-13. 17

Queridos hermanos:

Os ruego en nombre de nuestro Señor Jesucristo, que digáis todos lo mismo y que no haya divisiones entre vosotros. Estad bien unidos con un mismo pensar y un mismo sentir.

Pues, hermanos, me he enterado por los de Cloe de que hay discordias entre vosotros. Y yo os digo esto porque cada cual anda diciendo: «Yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Pedro, yo soy de Cristo».

¿Está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿Fuisteis bautizados en nombre de Pablo? Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio, y no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo.

Palabra de Dios.


ALELUYA Mt, 4,23

Jesús proclamaba el Evangelio del Reino, curando las dolencias del pueblo.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 4, 12-23

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al mar, en el territorio de Zabulón y Neftalí, para que se cumpliera lo dicho por medio del profeta Isaías:

«Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló».

Desde entonces comenzó Jesús a predicar diciendo:

«Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos».

Pasando junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, llamado Pedro, y a Andrés, que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores.

Les dijo:

«Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

Jesús recorría toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

Palabra del Señor.


COMENTARIO LITÚRGICO

ES CRISTO EL QUE LLAMA

Por David Llena

Una luz que nos llama. Así podemos resumir el mensaje que nos presentan las lecturas de este domingo. La Luz que alumbra a todos anunciada por Isaías, es el Señor como proclamamos en el Salmo. Y esa luz llama a Pedro, Andrés, Santiago y Juan, y más tarde a Pablo, que nos invita a fijarnos en la Luz y no en el mensajero. Es Cristo el que llama, aunque sea por boca de sus profetas, es a Cristo a quien debemos anunciar, sabiendo que sólo Él es el Salvador, pues, como dice San Pablo, sólo Él murió por nosotros.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

HAZNOS, SEÑOR, FIELES DISCÍPULOS TUYOS

Cristo sale hoy, a llamar a sus discípulos, estemos atentos a la voz de Dios para que sepamos discernir su voluntad en nuestro caminar, digamos:

R.- HAZNOS, SEÑOR, FIELES DISCÍPULOS TUYOS.

1. – Por la Iglesia, para todos anunciemos sin descanso y con pasión la buena noticia de la Salvación.

OREMOS

2. – Por todos los pueblos del mundo, para que, en cada uno de ellos, suscite el Señor seguidores y predicadores de su Palabra.

OREMOS

3. – Por los enfermos, especialmente los de larga duración, para que el Señor les asista a ellos y sus familiares y puedan vivir con paz y alegría esta situación.

OREMOS

4. – Por los niños y jóvenes para que desde su realidad sean verdaderos catequistas y misioneros para los demás, y el Señor premie su aportación al Reino. En la celebración de la Jornada de la Infancia Misionera.

OREMOS

5. – Por las familias cristianas, para que sean sementeras de nuevas vocaciones e inunden con la alegría del Evangelio a todo su entorno.

OREMOS 

6 – Por todos los que atendimos un día la llamada de Cristo, para que hoy renovemos nuestro compromiso y sigamos echando las redes en favor de la Iglesia.

OREMOS

Padre, con corazón ardiente te elevamos nuestra súplica, atiéndela con prontitud para que seamos constantes en la fe, la esperanza y el amor.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Las cuestiones son las siguientes:

1.- El evangelio de Mateo de este domingo tiene dos partes importantes. De un lado expresa como se da cumplimiento a la profecía de Isaías sobre Galilea como lugar del Mesías. Y eso sucede cuando Jesús se instala en Cafarnaún. Nos debería servir para meditar sobre la interrelación constante entre el Antiguo y el Nuevo Testamento y sobre el efecto profético que incide en lo que iba a ser la Misión de Jesús. Y muy directamente: ¿nos tomamos en serio el Antiguo Testamento? ¿La damos su sitio en nuestra oración? ¿Pensamos que son historias antiguas que nada tienen que ver con nosotros?

2.- La otra parte del Evangelio pues es el encuentro de Jesús con Pedro y con Andrés, y con Santiago y Juan. Es el comienzo de todo. No está mal dedicarle un buen rato a imaginar en como fue ese encuentro de Jesús con sus primeros apóstoles. ¿Recordamos nosotros aquella vez cuando vimos por primera vez, con los ojos del alma, a Jesús de Nazaret? ¿No convendría que volviéramos a ese principio nuestro que cambio nuestras vidas?

3.- Pablo de Tarso nos pide unión. Merece la pena leer los editoriales de esta semana y la Carta del Editor sobre la unión de los católicos; en, precisamente, una semana que celebramos la octavario para la unión de los cristianos. Esta bien que celebremos el ecuménico y magnifico octavario, ¿pero estamos los católicos unidos? ¿De verdad? ¿No necesitaremos muchas oraciones para que Jesús nos ayude a ser coherentes con nuestra fe y hacer de la Iglesia católica una casa de paz y no un lugar de discordias?


LA MISIÓN

Ha pasado el Tiempo de Navidad, donde, normalmente, somos más generosos en cuanto a las donaciones para nuestros hermanos más necesitados. Pero la crisis continúa y son muchos que nada tienen. Sigamos pensando y trabajando para quienes nos necesitan… Y mucho.