Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

III Domingo de Pascua
19 de abril de 2015

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


Les abrió el entendimiento… Eso dice el evangelio de hoy. La Pascua –la presencia en la Tierra del Resucitado—fue la última catequesis de Jesús y no por eso la menos importante. Muertos de miedo ante la posibilidad de que las autoridades religiosas de Jerusalén les buscasen a ellos también, permanecían encerrados. Es la presencia de Jesús y sus enseñanzas lo que abrirá ese cerco psicológico que para nada servía. Importante lección del Resucitado que nos sirve a todos. El miedo también los paraliza a nosotros, la crisis, los enemigos de la fe, los ataques de todo tipo… ¡No tengáis miedo!


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Continuamos reflejando los relatos de los Hechos de los Apóstoles, que nos narran los primeros momentos de la Iglesia, tras la Resurrección de Jesucristo. Pedro habla a la multitud de Jerusalén, sin rodeos, presentando la culpabilidad del pueblo y de las autoridades en la muerte de Jesús. Pero les invita, también, al arrepentimiento. Pedro expone con valentía como se ha llevado a cabo el principio de la Redención.

S.- El Salmo 4 era utilizado por los judíos como oración de la tarde. E, incluso, por algunos como la plegaria para pronunciar antes de dormir. Es un salmo de agradecimiento y de confianza en Dios, siempre presente en nuestras necesidades. Para nosotros, hoy, es un canto de alegría para estos tiempos gozosos de la Pascua de Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

2.- El Apóstol Juan en su primera Carta –que es nuestra segunda lectura de hoy—nos presenta a Jesús como víctima propiciatoria por todos los pecados, por los nuestros, por los de aquellos hermanos del tiempo de Jesús y por los que tienen que venir todavía. El sacrificio de Jesús en la Cruz es la Redención total para todos los hombres y mujeres de todos los tiempos.

3.- El fragmento del capítulo del Evangelio de San Lucas que ahora se va a proclamar es un compendio de las apariciones de Jesús en esos días posteriores a la Resurrección. Alude a la experiencia de los discípulos de Emaús y también a las presencias de Jesús Glorificado ante los apóstoles reunidos en el cenáculo. Les explica la futura misión predicar la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos de la tierra.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 3, 13-15.17.19

En aquellos días, Pedro dijo a la gente:

-- El Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, al que vosotros entregasteis ante Pilato, cuando había declarado soltarlo. Rechazasteis al santo, al justo y pedisteis el indulto de un asesino; matasteis al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos y nosotros somos testigos. Sin embargo, hermanos, sé que lo hicisteis por ignorancia y vuestras autoridades lo mismo; pero Dios cumplió de esta manera lo que había dicho por los profetas: que su Mesías tenía que padecer. Por tanto arrepentíos y convertíos para que se borren vuestros pecados.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 4

R.- HAZ BRILLAR SOBRE NOSOTROS EL RESPLANDOR DE TU ROSTRO

Escúchame cuando te invoco, Dios, defensor mío,

tu que en el aprieto me diste anchura,

ten piedad de mí y escucha mi oración. R.-

 

Hay muchos que dicen:

"¿Quién nos hará ver la dicha,

si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?". R.-

 

En paz me acuesto y en seguida me duermo,

porque tú sólo Señor, me haces vivir tranquilo. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN JUAN 2, 1-5a

Hijos míos:

Os escribo esto para que no pequéis. Pero si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. El es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero. En esto sabemos que le conocemos: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: "Yo le conozco" y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él. Pero quien guarda su Palabra, ciertamente en él el amor de Dios ha llegado a su plenitud. En esto conocemos que estamos en El.

Palabra de Dios


ALELUYA Lc 24, 32

Señor Jesús, explícanos las Escrituras; haz que arda nuestro corazón mientras nos hablas


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 23, 35-48

En aquel tiempo contaban los discípulos lo que les había acontecido en el camino y como reconocieron a Jesús en el partir el pan. Mientras hablaba; se presentó Jesús en medio de sus discípulos y les dijo:

-- Paz a vosotros.

Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. El les dijo:

--¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.

Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:

--¿Tenéis ahí algo que comer?

Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. El lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo:

--Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.

Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió:

--Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

PERSEVERAR EN LA PREDICACIÓN

Por David Llena

La vivencia de la Resurrección de Cristo, lleva adosada la práctica de la predicación del Reino y la invitación a la conversión. Esto que forma parte de los misterios de la Luz y que fue lo que Cristo hizo en su vida terrena es lo que tenemos que hacer nosotros si nos hemos unido a Él. Y en este ambiente se engarzan las lecturas de este domingo. En la primera vemos un ejemplo de los Apóstoles cumpliendo este mandato. En la segunda como San Juan hace lo propio en su primera carta, invitando a todos a la continua conversión del corazón y a dejarnos guiar por sus mandamientos. Y en el Evangelio leemos como ahora, tras la Resurrección, se les abre el entendimiento a los apóstoles y son capaces de comprender como todo lo acontecido es para cumplimiento de las mismas. Animémonos, pues, a perseverar en la predicación.


La oracIÓN DE LOS FIELES

DANOS UN CORAZÓN MISERICORDIOSO

Es momento de ponerse en marcha y comenzar la nueva vida de Resurrección que llevamos impresa en el alma. Nuestro corazón ha de estar junto al de Cristo volcado al hermano. Por eso le pedimos al Padre:

R.- DANOS UN CORAZÓN MISERICORDIOSO.

1. – Por la Iglesia, para que nunca se canse de anunciar la Buena Noticia, de convocar a los creyentes y de atender a todos sus hijos.

OREMOS

2. – Por los países en vías de desarrollo, para que encuentren líderes comprometidos con los problemas de su pueblo y consigan un futuro próspero y lleno de paz.

OREMOS

3. – Por todos los que sufren algún contratiempo, alguna enfermedad, o la pérdida de un ser querido, para que sienta cerca el apoyo de un hermano que se ayude a caminar en esta situación.

OREMOS

4. – Por todos los que dedican su vida a la predicación del Evangelio, para que nunca olviden que la cruz es fuente de Salvación y no decaigan en su empeño.

OREMOS

5. – Por las familias, para que el gozo pascual acompañe siempre sus pasos y decisiones.

OREMOS

6. – Por todos los que nos hemos reunido en torno a la mesa del altar, para el pan eucarístico que comemos, nos ayude en nuestra misión de evangelización.

OREMOS

Padre, atiende con generosidad estas plegarias de tu pueblo y haz que cada vez más acepten tu misericordia como motor de sus actuaciones.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- Jesús dirige unas preguntas a los discípulos que son muy apropiadas para nosotros. “¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior?” La Resurrección, la Pascua en general, abre un panorama “muy fuerte” de lo que es Cristo y de lo que tiene ser su Iglesia. Pero ese compromiso nos asusta, nos alarma y nos produce dudas. Confiemos en el Señor.

2.- Las preguntas de Jesús tendían a que sus amigos recuperaran la alegría. Tras los tiempos difíciles se abría un tiempo definitivo para la esperanza. Y es que a nosotros nos pasa lo mismo. No estamos alegres, no reconocemos que hemos sido renovados por la aspersión de agua bendita en la vigilia de Pascua, los viejos problemas del equipo de liturgia se presentan como si nada hubiera pasado. Y no es así: Jesús ha resucitado y no ha dicho que nosotros también lo haremos.

3.- La lectura del fragmento de los Hechos de los Apóstoles que se proclama este domingo demuestra la valentía de Pedro ante un ambiente contrario. Pedro ha cambiado mucho. Ya no huye. Es el Espíritu quien ha venido a consolidarle. Recemos todos unidos para esperar al Espíritu Santo. Y que, de una vez, nos renueve.

4.- Los hermanos acuden a la Eucaristía dominical con sus problemas y sus deseos de que Dios les ayude. No debemos olvidarlo. Por eso hemos de tenerlo en cuanta a la hora de personalizar las preces en la oración de los fieles y de pedir por todos y para todos. Y tengamos especial atención para con los enfermos y los ancianos.

5.- Merece la pena, asimismo, leer con mucha atención el fragmento de la Carta de Juan. Nos viene a decir que no podemos ser hipócritas ni presumir de nuestra condición de cristianos. Solo, en verdad, amamos al Señor si cumplimos sus mandamientos. Pero, ¿lo hacemos?


LA MISIÓN

Valentía y determinación para seguir a Jesús. No debemos tener miedo. No es este tiempo peor que otros. El mismo maestro pedía a sus apóstoles que salieran de la pasividad y del terror. Y lo peor es tener miedo al miedo…