Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

V Domingo de Cuaresma
22 de marzo de 2015

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA el V DOMINGO DE CUARESMA

Vamos coronando la subida de la Cuaresma hacia la Pascua que es nuestro objetivo. El próximo domingo ya será de Ramos, pero esta semana, este miĆ©rcoles 25 de marzo celebramos la Solemnidad de la Anunciación del Señor, Tengámoslo en cuenta, pues una fiesta muy bella a celebrar exactamente nueve meses antes de la Navidad, del Nacimiento del Niño Jesús. Quien desee realizar meditaciones con la Solemnidad de la Anunciación no tiene más que servirse de los materiales que aparecen en las otras páginas de Betania.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- El libro de Jeremías –nuestra primera lectura de hoy—nos habla de una alianza nueva entre Dios y su pueblo. Los pecados desaparecerán y la nueva ley llegará hasta nuestros corazones por mano del Señor. Ya el profeta anuncia esa nueva alianza que Cristo nos va a traer con su enseñanza, con su Muerte y su Resurrección.

S.- El Salmo 50 ha sido un cántico de Penitencia durante siglos para muchas generaciones de cristianos. Tal vez, el texto latino no comprendido en demasía hizo que este salmo tuviera “mala fama”. Pero es hermosísimo y demuestra el gran amor de Dios hacía su pueblo “al que devuelve la alegría de la salvación”.

2.- El brevísimo fragmento de la Carta a los Hebreos que leemos hoy, refleja bien el drama de Cristo, Nuestro Señor, ante la muerte. Jesús no quería morir, como ningún ser humano en su sano juicio. Pero aceptó su sacrificio, con obediencia total al Padre, para que nosotros viviéramos.

3.- No hay vida donde no hay fruto, ni hay fruto si la semilla no muere. La muerte de Jesús ha dado vida y ha transformado a todos los hombres. Eso nos dice Jesús, hoy, a través de las palabras del Evangelio de San Juan. Y por eso los frutos que nosotros recogemos son todos regalos de Dios. Esto nos muestra que la vida no nos pertenece para vivirla a solas, sino que la tenemos que poner al servicio de los demás.


PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE JEREMÍAS 31, 31-34

Mirad que llegan días --oráculo del Señor-- en que haré con la casa de Israel y la casa de Judá una alianza nueva. No como la que hice con vuestros padres, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto: Ellos, aunque yo era su Señor, quebrantaron mi alianza --oráculo del Señor--. Si no que así será la alianza que haré con ellos, después de aquellos días --oráculo del Señor--: Meteré mi ley en su pecho, la escribiré en sus corazones; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Y no tendrá que enseñar a su prójimo, el otro a su hermano, diciendo: Reconoce al Señor. Porque todos me conocerán, desde el pequeño al grande --oráculo del Señor--, cuando perdone sus crímenes y no recuerde sus pecados.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 50

R.- OH, DIOS CREA EN MI UN CORAZÓN PURO.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad;

por tu inmensa compasión borra mi culpa,

lava del todo mi delito,

limpia mi pecado. R.-

 

Oh, Dios crea en mí un corazón puro,

renuévame por dentro con espíritu firme;

no me arrojes dentro lejos de tu rostro,

no me quites tu santo espíritu. R.-

 

Devuélveme la alegría de tu salvación,

afiánzame con espíritu generoso.

Enseñaré a los malvados tus caminos,

los pecadores volverán a ti. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA A LOS HEBREOS 5,7-9

Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas presentó oraciones y suplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de la salvación eterna.

Palabra de Dios


ACLAMACIÓN Jn 12, 26

El que quiera servirme, que me siga, dice el Señor; y donde esté yo, allí también estará mi servidor


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 12, 20-33

En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos gentiles; éstos acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban:

-- Señor, quisiéramos ver a Jesús.

Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó:

-- Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre. Os aseguro, que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo, se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva el Padre le premiará. Ahora mi alma está agitada y, ¿qué diré? : Padre líbrame e esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre glorifica tu nombre.

Entonces vino una voz del cielo:

-- Lo he glorificado y volveré a glorificarlo

La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel.

Jesús tomó la palabra y dijo:

-- Esta voz no he venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mí.

Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a morir.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

LA LEY DE DIOS ES CRISTO

Por David Llena

La nueva Alianza que sellará Dios con los hombres, es Cristo. La Ley de Dios es Cristo. Él es la misericordia de Dios. Para eso ha venido. Para restaurar a precio de su preciosísima Sangre la corriente de Amor que nos viene del Padre y que debe retornar al Padre. Cuando nos veamos limpios de nuestros delitos, por la Pasión de Cristo nos convertiremos en voceros del Reino, nos unimos a su suerte y a su Gloria. Él es glorificado por su obediencia a la voluntad de Dios, nosotros animados por el Espíritu debemos dejar que la caridad de Dios llegue por medio nuestro a los demás, y las prácticas cuaresmales del ayuno y la limosna nos sumergen en ese fluir, dejando nuestro egoísmo y permitiendo que el amor nos guíe. Practicar la caridad con el prójimo es una buena medicina para la enfermedad que hoy nos invade, el egoísmo.


la oracIÓN DE LOS FIELES

DANOS, SEÑOR, UN CORAZÓN PURO

Ante la cercanía de nuestra salvación, se hade más urgente la conversión del corazón, nos reconocemos necesitados de la gracia del Señor hoy nuestra súplica es:

R.- DANOS, SEÑOR, UN CORAZÓN PURO.

1. – Te pedimos, Señor, que renueves a tu Iglesia, fortaleciendo las virtudes de sus miembros y reparando sus faltas, para que sea fiel reflejo de la Salvación que anuncia.

OREMOS

2.- Te pedimos, Señor, muy especialmente por el viaje pastoral del Papa Benedicto a México y Cuba. Y en este umbral de la Semana Santa esas visitas llenen de gracias a los pueblos cubano y mexicano´

OREMOS

3. –Te pedimos, Señor, todos los hombres del mundo, para que se conviertan a ti de todo corazón y así se extienda entre todos el Reino de Dios y su justicia.

OREMOS

4. – Te pedimos, Señor, por todos los alejados, para que reconociendo a la Iglesia como madre que engendra en la fe, colaboren en la propagación de tu Palabra.

OREMOS

5. – Te pedimos, Señor, por los que sufren, para que encuentren en su camino la redención y la salud de cuerpo y alma.

OREMOS

6.- Te pedimos, Señor, por todos los que recibirán este año el bautismo, para que su adhesión a la Iglesia sea fermento de santidad y sean sus vidas reflejos de la Luz del Padre.

OREMOS

7.- Te pedimos, Señor, por todos los que nos preparamos en este tiempo para la celebración de los misterios pascuales, para que resucitemos con Cristo a la Luz del hombre nuevo.

OREMOS

Padre, atiende nuestra plegaria en este tiempo de preparación y conversión, para que caminando tras las huellas de tu Hijo, lleguemos tras morir al pecado, a la luz de la Resurrección.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén


Las preguntas del Editor

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- El profeta Jeremías nos recuerda que el Señor olvida nuestros pecados. Y es su ternura y misericordia la que hace posible nuestra vida. Y mucho más la de aquellos que –de una forma u otra—tienen una misión dentro de la Iglesia. Necesitamos ese perdón y ese olvido, porque nuestros pecados son más señalados, más notorios, aunque nadie los sepa.

2.- El Salmo 50 nos muestra al amor de Dios que perdona nuestros pecados. Se nos abre con el perdón una vida mejor. Más eficaz en el seguimiento del Señor y en el servicio a los hermanos. Pero hemos de sabernos pecadores. A veces, la soberbia nos ciega y solo vemos los pecados de los demás, la viga en el ojo ajeno. Siempre es mejor acercarse más a la figura del publicano arrepentido, que a la imagen del fariseo orgulloso. Hemos de tenerlo en cuenta siempre.

3.- La Carta a los Hebreos nos dice que Jesús no quiso la muerte, ni el sufrimiento de su Pasión, pero lo aceptó por obediencia al Padre. Y la frase siguiente es una invitación a que nosotros seamos obedientes a Jesús. Dice: “Se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de la salvación eterna” Debemos meditar muy a fondo ese breve fragmento de la Carta a los Hebreos es fundamental para entender esta Cuaresma que termina y esa Semana Santa que empieza.

4.- Parece que ya no hay tiempo. Lo dice Jesús en el Evangelio de hoy. La glorificación del Señor esta cerca. Ya no queda tiempo para más. Hemos de tenerlo en cuenta.


LA MISIÓN

Como os hemos dicho en otras ocasiones la mejor misión que podemos acometer esta semana es la de prepararnos para la Semana Santa, para el Triduo Pascual. Es lo que estamos esperando tras esta Cuaresma que ya recorre sus últimas jornadas.


 

Semana Santa


EXHORTACIÓN PARA ESTOS DIAS DE SEMANA SANTA Y PASCUA

Un año más nos adentramos por los misterios sublimes de la Semana Santa y de la Pascua de Resurrección. Y hemos de ser nosotros quienes afrontemos, con una cierta soledad y en presencia de Dios Padre que nos perdona, la realidad de estos días. Dejémonos llevar por la emoción y por sentimiento. Suframos con Jesús en el Viernes Santo y gocemos, asombrados, de su Resurrección.


Domingo de Ramos


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura sacada del Libro de Isaías, nos muestra al Señor, siempre cerca del que sufre. Para él tiene una palabra de aliento, una mano tendida, una ayuda crucial. Es un relato crucial del Antiguo Testamento para mejor entender la Pasión de Cristo. Es el tercer cántico del Siervo del Señor.

S.- Al Salmo 21 se le considera, como en el caso de la profecía del Siervo de Yahvé, una anticipación profética de lo que iba a ser el sufrimiento de Jesús de Nazaret para salvarnos a todos. Jesús, en la cruz, reza estos versos al Padre en un momento tan significado e importante para la redención del género humano.

2.- Un fragmento de la Carta a los Filipenses, conforma la segunda lectura. San Pablo nos reclama para realizar estas acciones desde la más profunda humildad. Y como ejemplo: Cristo. Él lo hizo todo sin hacer alarde de su categoría de Dios.

3.- Como evangelio La Pasión. Cualquier palabra sobraría para llegar a comprender que fue el mayor acto de amor que pueda conocer la historia. Tras la alegría de la entrada en Jerusalén que hemos celebrado con la Procesión de los Ramos, la liturgia de este día lee completa la Pasión de Nuestro Señor que en el presente ciclo --el B-- corresponde a San Marcos. El relato de Mateo es completo y escueto, rico en matices. Es ya difícil saber por qué Jesús tiene que morir. Y, sobre todo, admitir que ha de morir y en la Cruz.


LECTURAS

PROCESIÓN DE LAS PALMAS

EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 11,1-10

Se acercaban a Jerusalén, por Betfagé y Betania, junto al monte de los Olivos, y Jesús mandó a dos de sus discípulos, diciéndoles:

-- Id a la aldea de enfrente y, en cuanto entréis, encontraréis un borrico atado, que nadie ha montado todavía. Desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta por qué lo hacéis, contestadle: "El Señor lo necesita y lo devolverá pronto."

Fueron y encontraron el borrico en la calle, atado a una puerta, y lo soltaron. Algunos de los presentes les preguntaron:

-- ¿Por qué tenéis que desatar el borrico?

Ellos les contestaron como había dicho Jesús; y se lo permitieron. Llevaron el borrico, le echaron encima sus mantos, y Jesús se montó. Muchos alfombraron el camino con sus mantos, otros con ramas cortadas en el campo. Los que iban delante y detrás gritaban:

- Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor. Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David. ¡Hosanna en el cielo!


MISA DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 50, 4-7

Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los iniciados. El Señor me abrió el oído. Y yo no resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos. El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 21

R.- DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?

Al verme, se burlan de mí,

hacen visajes, menean la cabeza:

“Acudió al Señor, que lo ponga a salvo,

que lo libre, si tanto lo quiere”. R.-

 

Me acorrala una jauría de mastines,

me cerca una banda de malhechores;

me taladran las manos y los pies,

puedo contar mis huesos. R.-

 

Se reparten mi ropa,

echan a suertes mi túnica.

Pero tú, Señor, no te quedes lejos;

fuerza mía, ven corriendo a ayudarme. R.-

 

Contaré tu fama a mis hermanos,

en medio de la asamblea te alabaré.

Fieles del Señor, alabadlo;

linaje de Jacob, glorificadlo;

tenedlo, linaje de Israel. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS FILIPENSES 2, 6-11

Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el "Nombre-sobre-todo-nombre"; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble -en el cielo, en la tierra, en el abismo-, y toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor!, para gloria de Dios Padre.

Palabra de Dios


ACLAMACIÓN Fil 2, 8-9

Cristo, por nosotros, se sometió incluso a la muerte y a una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo, y le concedió el “Nombre-sobre-todo-nombre”


EVANGELIO

(Nota importante.- El presente texto del Evangelio está editado para que sea leído por varios lectores, siguiendo la tradición litúrgica de la escenificación solemne. Así los párrafos iniciados con la cruz (+) corresponden a las palabras pronunciadas por Jesucristo y las lee el sacerdote. Con la ese (S) son otros personajes y con la ce (C) el cronista. Asimismo se ha marcado con doble espacio lugares de pausa o hay instrucciones de culto)

PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SEGÚN SAN MARCOS 14, 1-15,47.

Faltaban dos días para la Pascua y los Ázimos. Los sumos sacerdotes y los letrados pretendían prender a Jesús a traición y darle muerte. Pero decían:

S.-- No durante las fiestas; podría amotinarse el pueblo.

C. Estando Jesús en Betania, en casa de Simón5 el leproso, sentado a la mesa, llegó una mujer con un frasco de perfume muy caro, de nardo puro; quebró el frasco y se lo derramó en la cabeza. Algunos comentaban indignados:

S.- ¿A qué viene este derroche de perfume? Se podía haber vendido por más de trescientos denarios para dárselo a los pobres.

C Y regañaban a la mujer Pero Jesús replicó:

+ Dejadla, ¿por qué la molestáis? Lo que ha hecho conmigo está bien. Porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros y podéis socorrerlos cuando queráis; pero a mí no me tenéis siempre. Ella ha hecho lo que podía: sé ha adelantado a embalsamar mi cuerpo para la sepultura. Os aseguro que, en cualquier parte del mundo donde se proclame el Evangelio, se recordará también lo que ha hecho ésta.

C. Judas Iscariote, uno de los Doce, se presentó a los sumos sacerdotes para entregarles a Jesús. Al oirlo3 se alegraron y le prometieron dinero. El andaba buscando ocasión propicia para entregarlo.

El primer día de los ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos:

S. ¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?

El envió a dos discípulos diciéndoles:

+ -- Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo, y en la casa en que entre, decidle al dueño: “El Maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?

Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arreglada con divanes. Preparadnos allí la cena.

C. Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua. Al atardecer fue con los Doce. Estando a la mesa comiendo dijo Jesús:

+-- Os aseguro, que uno de vosotros me va a entregar: uno que está comiendo conmigo.

C- Ellos, consternados, empezaron a preguntarle uno tras otro:

S ¿Seré yo?

C. Respondió:

+- Uno de los Doce, el que está mojando en la misma fuente que yo. El Hijo del Hombre se va, como está escrito; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del Hombre!; ¡más le valdría no haber nacido!

C Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición5 lo partió y se lo dio diciendo:

+- Tomad, esto es mi cuerpo.

C. Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio y todos bebieron.

Y les dijo:

+- Esta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos. Os aseguro, que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el Reino de Dios.

C Después de cantar el salmo, salieron para el Monte de los Olivos. Jesús les dijo:

+- Todos vais a caer, como está escrito: «Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas.»

Pero cuando resucite, iré antes que vosotros a Galilea.

C Pedro replicó:

S.- Aunque todos caigan, yo no. Jesús le contestó:

+- Te aseguro, que tú hoy, esta noche, antes que el gallo dos veces, me habrás negado tres.

S Pero él insistía:

Aunque tenga que morir contigo, no te negare. Y los demás decían lo mismo. Fueron a una finca, que llaman Getsemaní y dijo a sus discípulos

+- Sentaos aquí mientras voy a orar.

C. Se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, empezó a sentir terror y angustia, y les dijo:

+- Me muero de tristeza: quedaos aquí velando.

C. Y, adelantándose un poco, se postró en tierra pidiendo que, si era posible, se alejase de él aquella hora; y dijo:

+- iAbba! (Padre): tú lo puedes todo, aparta de mí ese cáliz. Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres.

C. Volvió, y al encontrarlos dormidos, dijo a Pedro:

+- Simón, ¿duermes?, ¿no has podido velar ni una hora? Velad y orad, para no caer en la tentación; el espíritu es decidido, pero la carne es débil.

C. De nuevo se apartó y oraba repitiendo las mismas palabras. Volvió, y los encontró otra vez dormidos, porque tenían los ojos cargados. Y no sabían qué contestarle. Volvió y les dijo:

+- Ya podéis dormir y descansar. ¡Basta! Ha llegado la hora; mirad que el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. ¡Levantaos, vamos! Ya está cerca el que me entrega.

C. Todavía estaba hablando, cuando se presentó Judas, uno de los doce, y con él gente con espadas y palos, mandada por los sumos sacerdotes, los letrados y los ancianos. El traidor les había dado una contraseña, diciéndoles:

S.- Al que yo bese, es él: prendedlo y conducidlo bien sujeto.

C. Y en cuanto llegó, se acercó y le dijo:

S.- ¡Maestro!

C. Y lo besó. Ellos le echaron mano y lo prendieron. Pero uno de los presentes, desenvainando la espada, de un golpe le cortó la oreja al criado del sumo sacerdote. Jesús tomó la palabra y les dijo:

+- ¿Habéis salido a prenderme con espadas y palos, como a caza de un bandido? A diario os estaba enseñando en el templo, y no me detuvisteis. Pero, que se cumplan las Escrituras,

C .Y todos lo abandonaron y huyeron.

Lo iba siguiendo un muchacho envuelto sólo en una sábana; y le echaron mano; pero él, soltando la sábana, se les escapó desnudo.

Condujeron a Jesús a casa del sumo sacerdote, y se reunieron todos los sumos sacerdotes y los letrados y los ancianos. Pedro lo fue siguiendo de lejos, hasta el interior del patio del sumo sacerdote; y se sentó con los criados a la lumbre para calentarse.

Los sumos sacerdotes y el sanedrín en pleno buscaban un testimonio contra Jesús, para condenarlo a muerte; y no lo encontraban. Pues, aunque muchos daban falso testimonio contra él, los testimonios no concordaban. Y algunos, poniéndose de pie, daban testimonio contra él diciendo:

S.- Nosotros le hemos oído decir: «Yo destruiré este templo, edificado por hombres, y en tres días construiré otro no edificado por hombres.»

C. Pero ni en esto concordaban los testimonios.

El sumo sacerdote se puso en pie en medio e interrogó a Jesús:

S.- ¿No tienes nada que responder? ¿Qué son estos cargos que levantan contra ti?

C. Pero él callaba, sin dar respuesta. El sumo sacerdote lo interrogó de nuevo preguntándole

5.- ¿Eres tú el Mesías, el Hijo de Dios bendito?

C. Jesús contesto.

+- Si lo soy. Y veréis que el Hijo del Hombre está sentado a la derecha del Todopoderoso y que viene entre las nubes del cielo.

C. El sumo sacerdote se rasgó las vestiduras diciendo:

S.- ¿Qué falta hacen más testigos? Habéis oído la blasfemia. ¿Qué decidís?

C. Y todos lo declararon reo de muerte. Algunos se pusieron a escupirle, y tapándole la cara, lo abofeteaban y le decían:

S- Haz de profeta

C. Y los criados le daban bofetadas.

Mientras Pedro estaba abajo en el patio, llegó una criada del sumo sacerdote y, al ver a Pedro calentándose, lo miró fijamente y dijo:

S. - También tú andabas con Jesús el Nazareno.

C El lo negó diciendo:

S. - Ni sé ni entiendo lo que quieres decir.

C Salió fuera al zaguán, y un gallo cantó.

La criada, al verlo, volvió a decir a los presentes:

S - Este es uno de ellos.

C. Y él lo volvió a negar.

Al poco rato también los presentes dijeron a Pedro:

S. - Seguro que eres uno de ellos, pues eres Galileo.

C Pero él se puso a echar maldiciones y a jurar:

S - No conozco a ese hombre que decís.

C Y en seguida, por segunda vez, cantó el gallo. Pedro se acordó de las palabras que le había dicho Jesús “Antes de que cante él gallo dos veces, me habrás negado tres”, y rompió a llorar.

Apenas se hizo de día, los sumos sacerdotes con los ancianos, los letrados y el sanedrín en pleno, prepararon la sentencia; y, atando a Jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato.

Pilato le preguntó:

S.- ¿Eres tú el rey de los judíos?

C. El respondió:

+ - Tú lo dices.

C Y los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas.

Pilato le preguntó de nuevo:

S. - ¿No contestas nada? Mira de cuántas cosas te acusan.

C. Jesús no contestó más; de modo que Pilato estaba muy extrañado.

Por la fiesta solía soltarse un preso, el que le pidieran. Estaba en la cárcel un tal Barrabás, con los revoltosos que habían cometido un homicidio en la revuelta. La gente subió y empezó a pedir el indulto de costumbre.

Pilato les contestó:

5. - ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?

C. Pues sabía que los sumos sacerdotes se lo habían entregado por envidia.

Pero los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabás.

Pilato tomó de nuevo la palabra y les preguntó:

S.- ¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?

C. Ellos gritaron de nuevo:

S.- Crucifícalo.

C. Pilato les dijo:

S.- Pues ¿qué mal ha hecho?

C. Ellos gritaron más fuerte:

S.- Crucifícalo.

C. Y Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.

Los soldados se lo llevaron al interior del palacio - al pretorio y reunieron a toda la compañía. Lo vistieron de púrpura, le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado, y comenzaron a hacerle el saludo:

5.- ¡Salve rey de los judíos!

C. Le golpearon la cabeza con una caña, le escupieron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él.

Terminada la burla, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa. Y lo sacaron para crucificarlo. Y a uno que pasaba, de vuelta del campo, a Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo, lo forzaron a llevar la cruz. Y llevaron a Jesús al Gólgota (que quiere decir lugar de «La Calavera»), y le ofrecieron vino con mirra; pero él no lo aceptó. Lo crucificaron y se repartieron sus ropas, echándolas a suerte, para ver lo que se llevaba cada uno.

 

Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero de la acusación estaba escrito: EL REY DE LOS JUDIOS. Crucificaron con él a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Así se cumplió la Escritura que dice: «Lo consideraron como un malhechor.»

Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo:

S.- ¡Anda!, tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo bajando de la cruz.

C. Los sumos sacerdotes, se burlaban también de él diciendo:

5.- A otros ha salvado y a sí mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos.

C. También los que estaban crucificados con él 10 insultaban. Al llegar el mediodía toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. Y a la media tarde, Jesús clamó con voz potente:

+- Eloí Eloí lamá sabactaní. (Que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?)

C. Algunos de los presentes, al oírlo, decían:

S.- Mira, está llamando a Elías.

C. Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber diciendo:

S.- Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo.

C. Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró.

 

(Todos se arrodillan, y se hace una pausa)

 

El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado, dijo:

S- Realmente este hombre era Hijo de Dios.

C. Había también unas mujeres que miraban desde lejos; entre ellas María Magdalena, Maria la madre de Santiago el Menor y de José y Salomé, que cuando él estaba en Galilea, lo seguían para atenderlo; y otras muchas que habían subido con él a Jerusalén.

Al anochecer, como era el día de la Preparación, víspera del sábado, vino José de Arimatea, noble magistrado, que también aguardaba el Reino de Dios; se presentó decidido ante Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús.

Pilato se extrañó de qué hubiera muerto ya; y, llamando al centurión, le preguntó si hacía mucho tiempo que había muerto.

Informado por el centurión, concedió el cadáver a José. Este compró una sábana y, bajando a Jesús, lo envolvió en la sábana y lo puso en un sepulcro, excavado en una roca, y rodó una piedra a la entrada del sepulcro. María Magdalena y María, la madre de José, observaban dónde lo ponían.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

HERIRÉ AL PASTOR

Por David Llena

Contemplemos la subida de Jesús a Jerusalén. ¡Qué algarabía! todo el pueblo aclama al Jesús. Dios está con Él. Todos se hacen lenguas de sus milagros, sus curaciones, sus enseñanzas. Muchas veces, cuando todo va bien, también nosotros estamos cerca del Señor, cuando se nos reconoce, cuando se nos alaba, también nosotros somos sus discípulos, sus seguidores. Pero llega el día que heriré al pastor y se dispersarán las ovejas. Contemplemos como pueden cambiar los acontecimientos en unos pocos días. Y estemos alerta, porque no sabemos el día ni la hora.


la oraciÓN DE LOS FIELES

MUESTRANOS EL CAMINO

Comienza, hoy la Semana Santa, nos hemos estado preparando durante cuarenta días y nos disponemos a morir con Cristo a nuestro hombre viejo para resucitar con Él a la vida nueva. Hoy repetimos:

SEÑOR, MUÉSTRANOS EL CAMINO.

1.- Por el Papa, los obispos y sacerdotes y todos los miembros de la Iglesia para que fieles a la Cruz de Cristo, sean iluminados también por la gloria de la resurrección

OREMOS

2.- Por los que dirigen los destinos de los pueblos para que aclamen a Dios como el único Salvador y Señor.

OREMOS

3.- Por los enfermos, los que viven solos, los que han perdido la luz de la fe, para que tras subiendo con Cristo al Calvario encuentren junto a Él la luz de la resurrección.

OREMOS

4.- Por las familias cristianas para que compartiendo los misterios de la cruz de esta Semana Santa, compartan también la alegría de Cristo resucitado.

OREMOS

5.- Por todos los que aprovechan estos días para descansar, para que no descuiden que lo principal de esta semana es morir al hombre viejo para resucitar con Cristo.

OREMOS

6.- Por todos los que nos hemos preparado con las prácticas cuaresmales a la llegada de la Pasión de Cristo, para que adentrándonos en ella descubramos el Amor de Dios que lo sostiene todo.

OREMOS

Padre, haz que este pueblo que se ha preparado con privaciones para este tiempo viva con ardor y pasión esta semana que hoy comienza. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

AMEN


Domingo de Pascua


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura, del Libro de los Hechos de los Apóstoles, nos muestra –ya— a Pedro lleno del Espíritu Santo y narrando ante el pueblo la vida de Jesús. Es útil este texto para este día de la Resurrección del Señor, donde se hace mas presente, entre nosotros, la presencia del Espíritu, como le ocurrió a San Pedro.

S.- El Salmo 117 era utilizado por los judíos contemporáneos de Jesús como himno procesional y hacia referencia al triunfo de los Macabeos y la restauración del culto a Dios en el Templo. Para nosotros es un cántico solemne de acción de Gracias al Padre por la Resurrección de su Hijo.

2.- La resurrección de Jesús termina con la muerte y si creemos esto nosotros algún día resucitaremos. Y, sin embargo, va a ser así. Toda la doctrina de Pablo se basa en la resurrección y el cambio futuro de nuestra condición humana. Y así se explica en la segunda lectura procedente de la Carta de San Pablo a los Colosenses.

Secuencia.- Vamos a escucha la secuencia de la Misa de Pascua es un bellísimo himno muy antiguo en el que se narra con pocas palabras todo el misterio de la Resurrección y de la salvación del género humano.

3.- Después de la resurrección Jesús cambiará de aspecto y ni siquiera María Magdalena le reconoce, tal como narra el Evangelio de San Juan. Y se va a cumplir en él lo que el mismo Jesús, una vez, cuando ciertos saduceos quieren tenderle una trampa hablan de esa mujer cuyos maridos van muriendo sucesivamente. Él alude a la naturaleza de ese cuerpo glorificado al equiparar a los que viven en la gloria con la naturaleza de los ángeles. El fue el primero en recibir el cuerpo glorificado. Después le seguiremos todos nosotros


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 10, 34a.37-43

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo:

—Vosotros conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigo de todo lo que hizo en Judea y en Jerusalén. Lo mataron colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y nos lo hizo ver, no a todo el pueblo, sino a los testigos que él había designado: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección. Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha nombrado juez de vivos y muertos. El testimonio de los profetas es unánime: que los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 117

R.- ESTE ES EL DÍA EN QUE ACTUÓ EL SEÑOR: SEA NUESTRA ALEGRÍA Y NUESTRO GOZO (O, ALELUYA)

Dad gracias al Señor porque es bueno,

porque es eterna su misericordia.

Diga la casa de Israel:

eterna es su misericordia. R.-

 

La diestra del Señor es poderosa,

la diestra del Señor es excelsa.

No he de morir, viviré

para contar las hazañas del Señor. R.-

La piedra que desecharon los arquitectos,

es ahora la piedra angular.

Es el Señor quien lo ha hecho,

ha sido un milagro patente. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS COLOSENSES 3, 1-4

Hermanos:

Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto; y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente con él, en gloria.

Palabra de Dios


SECUENCIA

Ofrezcan los cristianos ofrendas de alabanza

a gloria de la Víctima propicia de la Pascua.

Cordero sin pecado que a las ovejas salva,

a Dios y a los culpables unió con nueva alianza.

Lucharon vida y muerte en singular batalla

y, muerto el que es la Vida,

triunfante se levanta.

 

¿Qué has visto de camino, María, en la mañana?

A mi Señor glorioso, la tumba abandonada,

los ángeles testigos, sudarios y mortaja.

¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!

Venid a Galilea, allí el Señor aguarda;

allí veréis los suyos la gloria de la Pascua.

 

Primicia de los muertos, sabemos por tu gracia

que estás resucitado; la muerte en ti no manda.

Rey vencedor, apiádate de la miseria humana

y da a tus fieles parte en tu victoria santa.

Amén. Aleluya.


ALELUYA 1 Cor 5, 7-8

Ha sido inmolada nuestra Víctima Pascual: Cristo. Así, pues, celebremos la Pascua.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 20, 1-9

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue a donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo:

—Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.

Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro; vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que Él había de resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

AQUELOS HOMBRES NI SABÍAN

Por David Llena

Contemplemos nuestra alma, ¡menudo mazazo el del viernes! todos esperábamos que en ángel del Señor detuviese la mano a aquellos hombres. Pero aquellos hombres no veían, no sabían lo que hacían. Cumplían órdenes, no entraba en juego su voluntad. Así son las consecuencias del pecado, cuando la voluntad se rinde, se vuelve esclava. Pero la inocencia de Aquél, la obediencia de Aquél, no podía quedar en nada, ante la justicia de Dios. La misericordia se extiende a toda la humanidad, la deuda está saldada y como garantía de esto está la Resurrección; el retorno del exilio; la vuelta, no al paraíso, sino a la Casa del Padre.

Contemplemos pues, la resurrección no como algo histórico (que lo fue) sino como el faro de luz que ilumine nuestra cruz. Nuestra esperanza se ha hecho certeza, la cruz y la muerte son el paso, la Vida Eterna es la meta. Así pues, no temamos lo que mata el cuerpo, sino estemos atentos a no perder lo que Cristo nos regaló. ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

ILUMINANOS CON LA LUZ DE LA RESURRECCIÓN.

La tristeza del viernes se ha convertido en gran alegría al contemplar el sepulcro vacío, la esperanza de la resurrección nos llena de gozo por eso, Padre, hoy te pedimos:

R.- ILUMINANOS CON LA LUZ DE LA RESURRECCIÓN.

1. – Por el Papa, los obispos sacerdotes y el pueblo fiel para que vivan renovando su vida a la luz de la Resurrección.

OREMOS

2. – Por las pueblos de la tierra, para que reconozcan la luz que nace del Amor y vivan siempre iluminados por ella.

OREMOS

3. – Por los enfermos y los que sufren para que encuentren en la resurrección la verdadera razón del sufrimiento y Cristo les conceda una pronta recuperación.

OREMOS

4. – Por las familias cristianas, para que siempre sean iluminadas por la luz de la resurrección y así se vean confortados por el amor entre ellos.

OREMOS

5.- Por todos los fieles que serán bautizados, los jóvenes que recibirán la Confirmación y los niños que harán su Primera Comunión, para que sean cada día más fieles a Cristo.

OREMOS

6. – Por todos nosotros que hemos contemplado en esta mañana la victoria de nuestro Dios, para que vivamos siempre en esta luz de la resurrección.

OREMOS

Padre haz que tu pueblo experimente el gozo de este día durante todo el caminar en esta tierra y así dirija sus pasos hacía Ti. Te lo pedimos por tu Hijo Nuestro Señor.


Las preguntas del Editor

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Las cuestiones son las siguientes:

1.- La mejor meditación es la que haga cada uno. Debemos de enfrentarnos, sin más ayudas que nuestro propio interior, al drama de la Cruz y a la gloria de la Resurrección. Si,antes, no desnudamos todo nuestro ser, y nos situamos frente a Jesús crucificado, no habremos hecho nada. Es posible que hoy sea un día de pocas “transferencias” y de menos ayudas. Hemos de quedarnos solos ante lo que contemplamos de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

2.- Si Jesús murió por nuestros pecados, ¿por qué seguimos pecando? ¿Es que no nos lo creemos o no nos importa que Jesús siga sufriendo?

3.- El Jueves Santo es el día del Amor. Jesús, tras lavar los pies a los discípulos, se queda permanente con nosotros en el Sagrario. No podemos dejar de profundizar en ello es este Jueves del Amor.

3.- La muerte en Cruz era un tormento terrible. Todos los expertos lo dicen. Tal vez, acostumbrados a ver el Crucifijo todos los días no damos tanta importancia en ese martirio. El Viernes Santo hemos de recuperar la verdadera dimensión de la Cruz. No es un elemento decorativo, ni tan siquiera el distintivo físico de los cristianos. No es una bandera. Se trata del dolor y de la soledad que Cristo pasó por nosotros aupado en un terrible –hay que repetirlo—instrumento de tortura.

4.- Al filo de la madrugada, algo muy grande ocurrió en el interior del Sepulcro. Nadie lo ha visto. La piedra se movió y los soldados quedaron como muertos. La muerte había sido vencida y nosotros no sabemos como fue, pero sabemos que ocurrió. La alegría de la victoria sobre la muerte debe estar siempre en nuestro ánimo.

5.- Jesús glorioso se apareció a sus amigos. Nosotros hemos de esperar, todos los días, que la gloria de Jesús llegue a nuestras almas y nos transforme. Un día nosotros seremos como él, porque el mismo Jesús nos lo ha prometido.


LA MISIÓN

Ser nosotros de verdad. Apliquemos amor y humildad a lo que se nos viene encima. A estos “sucesos” grandes y tremendos de estos días. Al final, la luz esplendorosa que se vislumbra en la Vigilia… ¡Que la Pascua nos transforme, nos resucite! ¡Feliz Pascua!