Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

IV Domingo de Adviento
21 de diciembre de 2014

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN de principio

Como es habitual en esta sección hemos reunido los formularios de los dos domingos: Cuarto de Adviento y la Solemnidad de la Sagrada Familia: Jesús María y José. Ciertamente, la noche del miércoles y la mañana del jueves se celebran las dos de las tres misas de la Natividad del Señor: la Misa de Medianoche o del Gallo y la Misa del Día. Falta la de la Aurora que no reflejamos. Pero estas dos pueden constituir, asimismo, un gran ejercicio de meditación y de contemplación. Para hacerlo habrá acudir a las páginas de Betania que reflejan dichos formularios (ver menú azul de la izquierda)


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Las palabras de Dios a Natán –que nos narra el libro segundo de Samuel, nuestra primera lectura—son una profecía que anuncia la llegada del Mesías, de la estirpe de David. El tiempo de espera ya estaba abierto y se va a cumplir en los próximos días. Las promesas a David son promesas de Dios a la humanidad entera.

2.- San Pablo en su Carta a los Romanos, de donde está tomada la segunda lectura, hace referencia al tiempo de la promesa de la llegada del Mesías, revelación mantenida en “secreto durante siglos eternos”. Es el Evangelio de Jesús lo que esperaban esas generaciones anteriores a Cristo. Y también en estos días se nos va a manifestar.

S.- El salmo 88 es uno de los más largos del salterio. Hoy vamos a cantar unos ocho versos del principio y otros cuatro de la parte intermedia. Es, en definitiva, un himno al Dios fiel, al creador de todo y todos y un llamamiento a la fidelidad por parte de sus criaturas. Dios se acerca al género humano y los hombres y mujeres, de ahora y de todos los tiempos, se acercan a Dios para agradecerle su fidelidad. Bello himno para estos últimos días del Adviento.

3.- San Lucas narra en su Evangelio la escena de la Anunciación. Es una de las bellas de toda la Escritura. Ahí se descubre de manera total el don de Dios de la libertad otorgado al hombre. El ángel pide permiso, de parte de Dios, a María para que se inicie la Redención. María da su consentimiento y la historia de la humanidad comienza. Por eso hoy honramos de una manera muy especial a María, la gran protagonista del Adviento.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL SEGUNDO LIBRO DE SAMUEL 7,1-5. 8b-12. 14a.16

Cuando el rey David se estableció en su palacio, y el Señor le dio la paz con todos los enemigos que le rodeaban, el rey dijo al profeta Natán:

-- Mira, yo estoy viviendo en casa de cedro, mientras el arca del Señor vive en una tienda.

Natán respondió al rey:

-- Ve y haz cuanto piensas, pues el Señor está contigo.

Pero aquella noche recibió Natán la siguiente palabra del Señor:

-- Ve y dile a mi siervo David: "Así dice el Señor: ¿Eres tú quien me va a construir una casa para que habite en ella? Yo te saqué de los apriscos, de andar tras las ovejas, para que fueras jefe de mi pueblo Israel. Yo estaré contigo en todas tus empresas, acabaré con tus enemigos, te haré famoso como a los más famosos de la tierra. Daré un puesto a Israel, mi pueblo: lo plantaré para que viva en él sin sobresaltos, y en adelante no permitiré que los malvados lo aflijan como antes, cuando nombré jueces para gobernar a mi pueblo Israel. Te pondré en paz con todos tus enemigos, te haré grande y te daré una dinastía. Y, cuando tus días se hayan cumplido y te acuestes con tus padres, afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas, y consolidaré el trono de su realeza. Yo seré para él padre, y él será para mí hijo. Tu casa y tu reino durarán por siempre en mi presencia; tu trono permanecerá por siempre."

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 88

R.- CANTARÉ ETERNAMENTE TUS MISERICORDIAS, SEÑOR.

 

Cantaré eternamente las misericordias del Señor,

anunciaré tu fidelidad por todas las edades.

Porque dije: "Tu misericordia es un edificio eterno,

más que el cielo has afianzado tu fidelidad." R.-

 

Sellé una alianza con mi elegido,

jurando a David, mi siervo:

"Te fundaré un linaje perpetuo,

edificaré tu trono para todas las edades." R.-

 

Él me invocará: "Tú eres mi padre,

mi Dios, mi Roca salvadora.

Le mantendré eternamente mi favor,

y mi alianza con él será estable. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS ROMANOS 16,25-27

Hermanos:

Al que puede fortaleceros según el Evangelio que yo proclamo, predicando a Cristo Jesús --revelación del misterio mantenido en secreto durante siglos eternos y manifestado ahora en la Sagrada Escritura, dado a conocer por decreto del Dios eterno, para traer a todas las naciones a la obediencia de la fe--, al Dios, único sabio, por Jesucristo, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Palabra de Dios.


ALELUYA Lc 1, 38

Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo:

-- Alégrate, llena de gracias, el Señor esta contigo.

Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo:

-- No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Y María dijo al ángel:

-- ¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?

El ángel le contestó:

-- El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.

María contestó:

-- Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

Y la dejó el ángel.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

ESTÁ LLAMANDO A LA PUERTA

Por David Llena

La promesa de Dios hecha al Rey David está llamando a la puerta. Como dice San Pablo, el misterio mantenido en secreto se da a revelar. El Salvador se ha encarnado en María y viene a restablecer el Reino, el hombre solo se salva y se restaura en la persona de Cristo. No nos hagamos como niños, sino hagámonos como Jesús.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

DANOS UN CORAZÓN ACOGEDOR

Invocamos a Dios Padre que nos mantenga eternamente su favor y la Alianza que selló con su Hijo a favor nuestro y digámosle:

R.- DANOS UN CORAZÓN ACOGEDOR.

1.- Por la Iglesia, para que no se canse de amar y predicar el camino de Cristo como la senda a la verdadera felicidad.

OREMOS

2.- Por todos los países del mundo para que descubran en esta llegada de Cristo, la necesidad de lo humilde y lo sencillo.

OREMOS

3.- Por todos los que sufren frío, pobreza, enfermedad para que el calor de estas Fiestas les llegue al corazón desde el corazón de los que nos decimos sus hermanos.

OREMOS

4.- Por todos los que no esperan a Cristo, para que reciban el anuncio de su venida por parte de todos nosotros.

OREMOS

5.- Por todos los hogares para que se preparen intensamente en el amor para acoger al niño que viene y descubran el mensaje que nos trae.

OREMOS

6.- Por todos los que hemos preparado el corazón en este Adviento, para que el Padre encienda en ellos la llama de su amor para acoger a Cristo que viene.

OREMOS

Padre, haznos dóciles a tu voluntad y danos todo aquello que necesitamos para acoger y seguir las enseñanzas de tu Hijo que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.


LAS PREGUNTAS DEL editor

1.- ¿Somos coherentes con la Navidad cristiana? ¿Hacemos algo, aunque sea especial para estos días, por llevar la paz y el amor a nuestros hermanos?

2.- ¿Se nos abre el corazón de niño ante la llegada del Niño? ¿Nos abrimos a la paz y a la concordia? ¿Olvidamos los resquemores y los odios?

3.- Leemos en el evangelio el bellísimo texto de Lucas sobre la Anunciación del Ángel a María. Y ante ello hemos de preparar la liturgia de este Cuarto Domingo de Adviento de manera muy especial. El Sí de María trajo la salvación al mundo. Nuestra buena disposición a ser útiles, a dar nuestro Sí al Señor y a su Iglesia, ha de traer muchas bendiciones a nuestro trabajo de liturgia.

4.- La semana que viene ya es Navidad. Hemos de comenzar a preparar todo aquello que nos sirva a recibir muy dignamente al Hijo de Dios. Tengámoslo en cuenta.


LA MISIÓN

Buscar recursos –dinero, alimentos, ropas, juguetes..., para nuestros hermanos más pobres y desfavorecidos. Hemos de ayudarles a pasar una Navidad feliz. Lo demás, incluso la liturgia, es secundario.


La Sagrada Familia: Jesús, María y José
28 de diciembre de 2014


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- En la primera lectura vamos a leer un texto del Libro del Eclesiástico. El autor sabio del Antiguo Testamento nos da enseñanzas firmes para que nuestras familias funcionen en el amor y en la esperanza.

S.- El Salmo 127 es un canto constante de bendición del hombre justo al Señor Dios. Pero a su vez esa bendición vuelve hacia los fieles convertida en apoyo de Dios al camino de quienes en Él confían. Y ese entrelazamiento de Dios con quienes se entregan a Él constituye esa doble corriente de amor y de ternura. Es la enseñanza que hoy a nosotros debe traernos el salmo que vamos a proclamar.

2.- San Pablo en la segunda lectura, sacada de la Carta a los Colosenses, nos da el esquema de vida que hará que todo lo deseable para nosotros sea realidad: “que vuestra vida la presida la misericordia, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión, el perdón… y así la paz de Dios habitará en vuestros corazones.

3.- El Evangelio de San Lucas nos va a referir la presentación del Niño Jesús en el Templo. Y en el prodigioso relato de Lucas escucharemos las profecías de Simeón y de Ana sobre el futuro del Niño. La oración de Simeón, el “Nunc Dimitis” es uno de los grandes himnos litúrgicos del pueblo de Dios. Lo que anuncian las profecías es cuestión de familia. Es la vida de Jesús, y de María, y de José.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL ECLESIÁSTICO 3, 2-6. 12-14

Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su prole. El que honra a su padre expía sus pecados, el que respeta a su madre acumula tesoros; el que honra a su padre se alegrará de sus hijos y, cuando rece, será escuchado; el que respeta a su padre tendrá larga vida, al que honra a su madre el Señor lo escucha. Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 127

R.- DICHOSOS LOS QUE TEMEN AL SEÑOR Y SIGUEN SUS CAMINOS.

Dichoso el que teme al Señor,

y sigue sus caminos. R.-

 

Comerás del fruto de tu trabajo,

serás dichoso, te irá bien. R.-

 

Tu mujer, como parra fecunda,

en medio de tu casa; tus hijos,

como renuevos de olivo,

alrededor de tu mesa. R. -

 

Ésta es la bendición del hombre

que teme al Señor.

Que el Señor te bendiga desde Sión,

que veas la prosperidad de Jerusalén

todos los días de tu vida. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS COLOSENSES 3,12-21

Hermanos:

Como pueblo elegido de Dios, pueblo sacro y amado, sea vuestro uniforme la misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo.

Y celebrad la Acción de Gracias: la palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente. Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso le gusta al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.

Palabra de Dios


ALELUYA Col 3, 15. 16

Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; la palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 2, 22-40

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor. (De acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor"), y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: "un par de tórtolas o dos pichones.

Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que aguardaba el Consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:

-- Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.

Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre:

-- Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.

Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

Palabra del Señor


COMENTARIO LÍTÚRGICO

DIOS BENDICE A LA FAMILIA

Por David Llena

La familia: el padre, la madre, los hijos, los abuelos, deben ser preocupación de todos. Cada cual en su lugar y en su función nos lo dicen las dos lecturas de hoy: El cariño y el honor de los padres debe presidir el clima familiar. El cariño y la corrección deben ayudar a formar hombres y mujeres capaces de tomar el relevo. Dios bendice a la familia, la familia debe honrar a Dios.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

PADRE, CUIDA DE NUESTRA FAMILIA.

Pidamos por las familias, la más cercana, la Iglesia como familia de los seguidores de Cristo y todos los habitantes del mundo, al Padre de todos:

R.- PADRE, CUIDA DE NUESTRA FAMILIA.

1.- Te pedimos Padre, por la Iglesia para que sea luz para el mundo en estos tiempos que muchos hombres andan perdidos.

OREMOS

2.- Te pedimos Padre, por todos los habitantes del mundo para que crezca la concordia y rechacemos el odio y la violencia entre nosotros.

OREMOS

3.- Te pedimos Padre por los enfermos y necesitados, para que veamos en ellos miembros de nuestra familia que piden una ayuda por nuestra parte.

OREMOS

4.- Te pedimos Padre, por todas las familias que viven en crisis, por los matrimonios rotos o los hijos huérfanos, haz que todos nosotros nos preocupemos de ellos y así les llegue, por nosotros, el Amor que Tú les tienes.

OREMOS

5.- Te pedimos Padre por todos los miembros de nuestra familia, padres, hijos, hermanos abuelos, nietos para que nos una el amor y consuele el perdón que vienen de ti.

OREMOS

6.- Te pedimos Padre por nuestros bienhechores y amigos, para que cada día crezca esos lazos que no son más que reflejos de tu amor.

OREMOS

Padre, tus hijos te presentan, en este día de la Sagrada Familia, sus plegarias, atiéndelas con prontitud y generosidad.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR

1.- El ejemplo de la familia de Nazaret nos sirve para medir a nuestra familia. ¿Imitamos a Jesús, María y José?

2.- ¿Es, verdaderamente, nuestra familia un auténtico hogar cristiano?

3.- ¿Proliferan los malos modos, los malos ejemplos?

4.- Si somos padres, ¿somos conscientes de la educación cristiana de nuestros hijos?

5.- Si somos hijos, ¿tratamos a nuestros padres como ellos se merecen? ¿O simplemente los aguantamos por que la casa es suya?

6.- ¿Rezamos en familia? ¿Acudimos juntos a la Eucaristía?


LA MISIÓN

Fomentar a toda hora el amor y la armonía familiar. No descuidarse en esto, pues si se hace comienza la disgregación en la familia.