Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

XXX Domingo del Tiempo Ordinario
26 de octubre de 2014

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


Jesús de Nazaret nos explica hoy lo principal y fundamental de su doctrina: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Pero, sin embargo, los cristianos no cumplimos. La sociedad carece de amor y de generosidad. Y no siempre la Iglesia brilla por su amor. Han pasado más de dos mil años y el mensaje de Cristo queda un tanto inédito, sin aplicación generosa. Y todo ello merece la pena ser meditado ante la oferta del Domund que no es otra que la de llevar la Palabra de Jesús hasta los confines de la tierra, allí donde nunca se ha oído hablar de Él. Y el mensaje es ese: Amar a Dios sobre todo y al prójimo como a uno mismo. Ojalá la enseñanza de Jesús sea plena, para nosotros, en este domingo 30 del Tiempo ordinario.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- En la primera lectura, procedente del Libro del Éxodo, ya se observa como el pueblo judío recibe la enseñanza de Dios de tratar bien al prójimo, incluso al forastero. Pero será Jesús quien dé universalidad a ese amor. Y es que las lecturas de hoy tienen una generosidad muy concreta, el amor; y nos expresan con la mayor claridad que, solamente cuando se ama de verdad al prójimo, existe en nuestro corazón el amor a Dios.

S.- El salmo 17 que proclamamos estaba atribuido –como muchos otros—al Rey David y se consideraba como un “Tedeum” regio hecho por David al Señor para agradecer su victoria sobre todos sus enemigos y, especialmente, sobre Saúl. Para nosotros hoy es un canto al Dios fuerte y misericordioso que nos acompaña en todos los pasos de nuestra vida.

2.- San Pablo en la segunda lectura nos pone como ejemplo la comunidad de Tesalónica, que se ha convertido en modelo para los demás creyentes. Y todo ello ha sido posible por dos motivos esenciales: ha acogido con gozo la Palabra de Dios, y ha sido capaz de convertirse. Y tal ejemplo, que iba siendo conocido, por las demás comunidades cristianas o no cristianas de ese tiempo, daba a la Palabra una nueva fuerza: había empezado a ser misionera.

3.- El cerco de los saduceos y fariseos a Jesús se refleja en los textos evangélicos de Mateo, leídos los domingos anteriores y entre ellos la trampa del denario. Hoy le quieren probar preguntándole cual es la doctrina fundamental. Y Él expone con lenguaje del Antiguo Testamento la doctrina del amor. Pues ella está incluida en la plegaria que los judíos rezaban todas las mañanas: “Escucha Israel amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón. Jesús creará además la religión del amor llevándola hasta el hecho difícil para la mentalidad humana de amar también a los enemigos.


LECTURAS

RIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL ÉXODO 22, 20-26

Así dice el Señor:

-- No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto. No explotarás a viudas ni a huérfanos, porque, si los explotas y ellos gritan a mí, yo los escucharé. Se encenderá mi ira y os haré morir a espada, dejando a vuestras mujeres viudas y a vuestros hijos huérfanos. Si prestas dinero a uno de mi pueblo, a un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, cargándole intereses. Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, se lo devolverás antes de ponerse el sol, porque no tiene otro vestido para cubrir su cuerpo, ¿y dónde, si no, se va a acostar? Si grita a mí, yo lo escucharé, porque yo soy compasivo.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 17

R.- YO TE AMO, SEÑOR; TÚ ERES MI FORTALEZA.

 

Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza,

Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador. R.-

 

Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío,

mi fuerza salvadora, mi baluarte.

Invoco al Señor de mi alabanza

y quedo libre de mis enemigos. R.-

 

Viva el Señor, bendita sea mi Roca,

sea ensalzado mi Dios y Salvador.

Tú diste gran victoria a tu rey,

tuviste misericordia de tu Ungido. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS TESALONICENSES 1, 5c-10

Hermanos:

Sabéis cuál fue nuestra actuación entre vosotros para vuestro bien. Y vosotros seguisteis nuestro ejemplo y el del Señor, acogiendo la palabra entre tanta lucha con la alegría del Espíritu Santo. Así llegasteis a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya. Desde vuestra comunidad, la palabra del Señor ha resonado no sólo en Macedonia y en Acaya, sino en todas partes. Vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca, de modo que nosotros no teníamos necesidad de explicar nada, ya que ellos mismos cuentan los detalles de la visita que os hicimos: cómo, abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y vivir aguardando la vuelta de su Hijo Jesús desde el cielo, a quien ha resucitado de entre los muertos y que nos libra del castigo futuro.

Palabra de Dios.


ALELUYA Jn 14, 23

El que me ama guardará mi palabra --dice el Señor--, y mi Padre lo amará, y vendremos a él.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 22, 34-40

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús habla hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba:

-- Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?

Él le dijo:

--“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser." Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

EL AMOR

Por David Llena

Cuidad de los pobres, de los enfermos, de las viudas, todo ello como respuesta al primero de los mandatos que como nos recuerda el Evangelio es amar a Dios sobre todas las cosas. NO se trata de hacer y promover toda serie de actuaciones en contra de la injusticia cargándonos lo que oprime, hay que levantar lo que oprime y levantar con ello al oprimido. No vaya a ser que por atacar al opresor, olvidemos al oprimido. Cristo no luchó contra el imperio, vino a proponer y propagar su Reino. Así pues, no podemos defender al oprimido con las armas de este mundo sino con las dos armas que nos da el Evangelio de hoy: El amor a Dios y el amor al prójimo.


la oraciÓn de los fieles

HAZNOS INSTRUMENTOS DE TU AMOR

A ese Dios que debemos amar sobre todas las cosas elevamos nuestros ojos para que nos llene de su Amor y sepamos llevarlo al mundo. Hoy repetimos:

R.- HAZNOS INSTRUMENTOS DE TU AMOR.

1.- Padre, llena de amor todos los corazones que componen tu Iglesia para que nuestra preocupación sea el hermano y la salvación de su alma.

OREMOS

2.- Padre, haz que las naciones pobres sean atendidas por las que más tienen y así encontremos un mundo más justo donde reine la paz.

OREMOS

3.- Padre, atiende con amor a todos aquellos que lo han perdido, que andan desorientados buscándote en otros lugares lejos de tu Hijo Jesucristo.

OREMOS

4.- Padre, danos un corazón compasivo para adorarte y atender a los hermanos.

OREMOS

5.- Padre, vivifica la familia para que su caminar sea conforme al amor de Cristo.

OREMOS

6.- Padre, fortalece los corazones de los que nos acercamos a recibir a tu Hijo sacramentalmente y haz que llevemos este misterio a todos los que nos rodean.

OREMOS

Padre, con la confianza de sentirnos amados por ti, te hemos presentado estas necesidades, atiéndelas y consuela también los corazones afligidos.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR , Ángel gÓmez escorial

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta.

1.- Este es el domingo del amor. Jesús nos muestra que es lo fundamental. Pero, ¿a que es cierto que nos encantan las normas y las estructuras y que no nos importaría que nos “ascendieran” a mejor puesto en esto de los trabajos parroquiales?

2.- Hemos de reflexionar sobre nuestro amor a Dios. El nivel ese “sobre todas las cosas” está más cercano de los hermanos de lo que nosotros pensamos. Porque Cristo que era Dios nos enseñó que su rostro se refleja en los hermanos que sufren y en aquellos que nos necesitan. Hemos de hacer diario examen de conciencia para discernir sobre nuestra vida de cristianos y nuestros amores auténticos, no vaya a ser que tengamos algún ídolo muy querido en el desván de nuestra conciencia.

3.- Los fariseos crearon una religión de normas y prohibiciones. Y nosotros hemos de esforzarnos cada día para que el amor a Dios y a los hermanos sea siempre superior a las normas. Hemos de tenerlo en cuenta.

4.- No utilicemos las normas, ni siquiera los viejos compromisos. Utilicemos el amor, junto con el arte de convencer y de entusiasmar. Y cuando no sepamos que decir pues demos cariño a los que nos rodean.

5.- Y un consejo personal, que quiere llegar uno a uno a todas las personas del Grupo. Examínate de amor, en profundidad. No dejes de hacerlo casi cada momento. Si el amor no preside tus trabajos de liturgia, esta no brillará. Y la celebración se tornará gris. ¡Tenlo en cuenta, también!


LA MISIÓN

Buscar con amor a nuestros prójimos, especialmente a los más necesitados. Tratarlos con el máximo amor y no solo con la solidaridad que nos exigen las circunstancias. Hay que amarlos para servirlos mejor.