Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María
19 de marzo de 2005

MONICIÓN DE ENTRADA

Celebremos la solemnidad de San José, esposo de la Virgen María, alegres y confiados. El tiempo de cuaresma hace un paréntesis para festejar al padre de Jesús en la Tierra. Encomendamos nuestras necesidades a este hombre justo que supo, sin fisuras, seguir el camino que Dios le marcó. La Iglesia tiene a San José como patrono y de ahí la alegría que compartimos hoy.


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura, del libro segundo de Samuel, habla de la promesa sobre la herencia dada a David: la del Mesías.

S.- Este salmo 89 no es muy homogéneo. En realidad parecen dos. Pero parte de un antiguo himno de alabanza al poder Dios, reelaborado después. Es también uno de los más extensos del salterio. Pero canta la misericordia eterna del Señor y eso es lo que nos importa hoy.

2.- Y San Pablo en la Carta a los Romanos se refiere a Abrahán y a la promesa que Dios cumplió en él de ser padre de muchos pueblos. Todo ello incide en el patriarcado director que San José tiene para nosotros.

3.- El evangelio de San Mateo refiere el episodio de las dudas de José sobre la maternidad de María y como José encontró el camino gracias al Ángel.

NOTA.- Recordamos que esta monición sobre las lecturas puede también leerse de una vez para aquellas celebraciones que prefieren proclamar solo una monición al principio y no las cuatro tal como indican los números. Está redactada para que sirva en los dos casos.

 


Lectura de Postcomunión


En esta Solemnidad de San José, víspera de la Semana Santa, nos parece interesante consignar este texto con claras resonancias pascuales. Benjamín Fiz es un colaborador de Betania.

JESÚS VENCEDOR DE LA MUERTE

Por Benjamín Fiz.

Señor Jesús, tú eres la fuente de agua viva

Que mana dentro de nosotros

Y apaga la sed, y fecunda, y transforma.

 

Señor Jesús, tú eres la luz

Que ilumina nuestro camino,

Que alumbra nuestros pasos.

 

Señor Jesús, tú eres la resurrección y la vida,

El vencedor de la muerte,

El que nos libera de toda esclavitud.

 

Señor Jesús, desde nuestras incertidumbres,

Marcados por el pecado que hay en nosotros,

Tocados por el mal y el dolor que nos rodea

 

Y que con nuestras actuaciones contribuimos a mantener,

queremos convertirnos a ti,

queremos encontrar la alegría en tu Evangelio,

queremos vivir tu vida.

 

Señor Jesús, renuévanos, cámbianos,

Aumenta nuestra fe, nuestra esperanza, nuestro amor,

Y condúcenos a la novedad de tu Pascua.


EXHORTACIÓN DE DESPEDIDA

En mi primer lugar, felicitemos a todos los que llevan el nombre y el patrocinio de José, que no son pocos –José, Pepe, Josefina, Pepita, etc.-- deseándoles un muy feliz día. En algunos lugares se celebra el Día del Padre, pues también los felicitamos. Y en segundo lugar que la prudencia y amor de José de Nazaret presida la vida familiar. Hoy asimismo podemos festejar a la familia santa, a la Sagrada Familia.