Domingo despues de Pentecostés
La Santísima Trinidad
22 de mayo de 2005

La oración de los fieles


PRIMERA

DERRAMA TU AMOR EN NUESTROS CORAZONES

Al Padre por medio de Jesucristo y con la inspiración del Espíritu Santo presentamos estas súplicas con la confianza que nos da el sentirnos hijos suyos. Respondemos

R.- DERRAMA TU AMOR EN NUESTROS CORAZONES.

1. – Por el Papa, los obispos, sacerdotes y todas las personas que formamos tu Iglesia, para que, como dice San Pablo, tengamos un mismo sentir y así el Dios del amor y la paz esté con nosotros.

OREMOS

2. – Por las familias cristianas para que el Amor que fluye en la Santísima Trinidad sea el que aglutine y una a los esposos, padres e hijos, abuelos y nietos.

OREMOS

3. – Por las personas que dedican su vida a la oración, para que nunca les falte el apoyo del Espíritu, la compañía del Hijo y la presencia del Padre.

OREMOS

4. – Por los jefes de gobierno y demás mandatarios, para que aconsejados por el Espíritu, atiendan de forma diligente a los más desfavorecidos de la sociedad.

OREMOS

5. – Por los pobres, enfermos, abandonados, forasteros y todas aquellas personas que piden una mano tendida, para que, siguiendo el Ejemplo de Jesús, encuentren la nuestra siempre dispuesta a acoger y compartir.

OREMOS

6.- Por todos los aquí reunidos, por nuestras súplicas y oraciones, para que sean atendidas por ese Padre de infinita bondad.

OREMOS

Padre, tu que anunciaste nuestra filiación a Ti, por medio de Jesús, haz que el Espíritu reparta sus dones atendiendo todas nuestras necesidades. Te lo pedimos a Ti que con el Hijo y el Espíritu vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amen.


SEGUNDA

QUE TU VIDA NOS INUNDE, SEÑOR

El Señor, ha puesto en nuestros corazones una fuerza de salvación que nos llama a participar, por medio del bautismo, en una vida plena. Con esta confianza de hijos elevemos nuestras súplicas.

R.- QUE TU VIDA NOS INUNDE, SEÑOR.

1. - Tú eres nuestro Padre lleno de bondad. Te pedimos por la unidad de todos los cristianos. Que nuestra aceptación, entrega y amor sean en el mundo signo de que todos somos hijos tuyos.

OREMOS.

2. - Tú eres el enviado, el Hijo de Dios hecho Hombre. Te pedimos que tu palabra sea el alimento de nuestra vida, para que seamos portadores de tu mensaje sin miedo al compromiso.

OREMOS.

3. - Que el Espíritu de Dios habite en nuestros corazones. Por la Iglesia, por todos los que en ella tienen alguna responsabilidad, el Papa, los Obispos, los Sacerdotes, para que la fuerza del Espíritu permanezca en ellos y sean luz para todos los hombres.

OREMOS

4. - Que la Trinidad de Dios nos haga portadores de esperanza. Para que nuestro talante, muestre una vida de puertas abiertas que ayude a levantarse a los que no encuentran razones sólidas para vivir.

OREMOS.

5. - Tú eres el Dios que salva. Para que todos te reconozcamos como nuestro único Dios. Por los que no tienen quien les haga llegar tu mensaje, por los que se cierran al amor que Dios les ofrece, por los que lo buscan, aún sin saberlo.

OREMOS.

6. - Tu Palabra resonará hasta en los confines del orbe. Por los que dan su vida gratuitamente, para que llegue lo más lejos posible el anuncio del Evangelio, que el Señor les de fuerza y coraje, para no caer en el desánimo.

OREMOS.

7. – Te pedimos especialmente por nosotros presentes en esta Eucaristía. Tú pasaste nuestros mismos sufrimientos. Te pedimos que alivies esos problemas que tanto nos pesan (cada uno hace su petición en silencio) los ponemos en tus manos para que Tú los transformes y los alivies.

OREMOS.

Eres el Padre que vela por todos sus hijos, hoy ponemos en tus manos nuestras peticiones, confiados en tu protección. Danos fuerza para seguir y discernimiento para obrar.

Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.

Amén.


Nota importante.- Han sido varios los lectores que han preguntado por la importancia de las dos oraciones de los fieles que se suelen dar. En realidad, ninguna es más importante que la otra y está en la decisión de los lectores utilizar una u otra. Los términos “Primera” y “Segunda” son puramente indicativos y responden más a la frase de “o bien esta otra ”, que suelen incluir leccionarios o misales cuando hay dos posibilidades de lectura.