Domingo X del Tiempo Ordinario
Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo
10 de junio de 2007

La oración de los fieles


1.- ALIMENTA A TU PUEBLO, SEÑOR

2.- ESCÚCHANOS PADRE


PRIMERA

ALIMENTA A TU PUEBLO, SEÑOR

Señor, Tú que eres el pan vivo bajado del cielo, te pedimos hoy que sigas alimentando a tu Iglesia para que llegue a todos tu Palabra que es alimento eterno. Repetimos:

R.- ALIMENTA A TU PUEBLO, SEÑOR.

1. – Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que siempre animen a sus fieles y los alienten con tu Palabra y con el Pan compartido.

OREMOS

2. – Por los gobernantes y dirigentes, para que sea su principal dedicación el satisfacer las necesidades de todos los habitantes de la tierra.

OREMOS

3. – Por los que sufren por falta de alimento o de consuelo para que la labor de los cristianos les haga descubrir en Cristo la verdadera comida y verdadera bebida.

OREMOS

4. – Por todos aquellos que se han alejado de la Iglesia o cuya fe se ha enfriado, para que sientan que solo a través del pan de la eucaristía es posible recibir la fuerza que el Espíritu nos envía.

OREMOS

5. – Por las familias cristianas, para que nunca les falte el pan necesario tanto material como espiritual.

OREMOS

6. – Por todos aquellos hermanos que otros años celebraron con nosotros esta fiesta y hoy ya no están entre nosotros, para que Dios los acoja en la felicidad eterna.

OREMOS

7. – Por todos nosotros y todos los que compartimos la mesa eucarística, para que también un día participemos del banquete eterno.

OREMOS

Señor, atiende lo que tu pueblo con fe te implora y aliméntanos con tu Palabra y tu eucaristía. Te lo pedimos a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amen.


SEGUNDA

ESCÚCHANOS PADRE

Oremos a Dios Padre abiertos a la novedad de un Dios que se ha quedado con nosotros en la Eucaristía. Y con esta actitud alegre y confiada abrimos el corazón para presentarle nuestras súplicas. Y respondemos:

R.- ESCÚCHANOS PADRE

1. - Tu entrega da la vida al mundo. Por los que hacen de su vida una entrega a los demás: el Papa, los obispos; los sacerdotes, los religiosos ... para que al dar a sus hermanos el Pan de vida encuentren ellos, en ese mismo Pan, su alimento y su fortaleza.

OREMOS.

2. - Nos presentas una mesa vacía para que nosotros la llenemos de pan. Por todos los cristianos, para que seamos capaces de partir y repartir nuestro pan con el necesitado, para que llegue a todos el pan de la Palabra y el Amor.

OREMOS.

3. - Nos dices todos los días: construid la paz. Para que no escatimemos esfuerzos en poner paz en la familia, en el trabajo, en nuestro entorno, en nosotros mismos y, sobre todo, para que no nos escondamos a la hora de pedir la paz para los países que más la necesitan.

OREMOS.

4. - Abres tus manos y nos sacias de tus dones. Te pedimos de una manera especial por los pobres, a los que con tanta frecuencia tratamos de esquivar; los que viven en condiciones infrahumanas, los que no saben como solucionar sus problemas en la vida; para que encuentren personas que de verdad practiquen el mandamiento de Amor.

OREMOS.

5. - Tú, el Padre que ama como nunca el hombre podrá comprender. Por los padres de familia que tan difícil tienen la tarea de educar a sus hijos, en este tiempo en el que les ha tocado vivir, para que sean valientes, responsables y generosos en tan delicada labor, poniendo en ella todo el amor que sean capaces.

OREMOS.

6. - Tu bondad llega cada día a todos los hombres. Que en el mundo crezca el amor, la solidaridad..., para que todos sintamos la necesidad que tenemos unos de otros para vivir y tratemos de hacernos la vida cada vez más feliz.

OREMOS.

7. - Todo lo que encontramos en nuestro camino es noticia de tu amor. Por nosotros: Para que vivamos llenos de fe esta Eucaristía y nos sintamos inmensamente agradecidos al Señor que cada día nos abre la mesa para darnos fuerza en el camino, sin escatimar esfuerzos a la hora de realizar el compromiso que esto conlleva.

OREMOS.

Señor, Dios Padre nuestro, que el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo entregados a la Iglesia sirvan para renovar a la humanidad que camina hacia ti con ansias de salvación.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén


Nota importante.- Como en otras ocasiones, han sido varios los lectores que han preguntado por la importancia de las dos oraciones de los fieles que se suelen dar. En realidad, ninguna es más importante que la otra y está en la decisión de los lectores utilizar una u otra. Los términos “Primera” y “Segunda” son puramente indicativos y responden más a la frase de “o bien esta otra ”, que suelen incluir leccionarios o misales cuando hay dos posibilidades de lectura.