1.- SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE

“Señor, tu obra”

Por José María Pérez Navarro

Colección Retratos de Bolsillo

Ediciones San Pablo, Madrid, España

Sigo esta colección de Retratos de Bolsillo de la Editorial San Pablo con especial interés, aunque no siempre los reseño. Tal vez, y sin mucha razón, prefiero libros de más peso, aunque –a veces— ese “mayor peso” es solamente físico. Ruego que se me admita el chistecito por la alegría pascual que, por supuesto, rezuma por todos mis poros.

San Juan Bautista de La Salle fue un gran fundador eclesiástico, comparable con los “grandes-grandes” de la Iglesia, porque los Hermanos de las Escuelas Cristianas han supuesto un pilar muy importante en la formación de muchas generaciones cristianas… Además, este libro de publica coincidiendo con el tercer centenario del nacimiento de La Salle.

José María Pérez Navarro es Hermano de la Salle y buen conocedor de la biografía de su fundador. Es un recorrido vital Juan Bautista de La Salle muy bien narrado, donde se reflejan un cúmulo de dificultades que el santo francés supo obviar con la esperanza siempre puesta en el Señor Jesús.

Pérez Navarro en el epígrafe que se titula Les Vans inicia la descripción del éxito de las escuelas de La Salle en esos años del principio donde el fundador dio prioridad al francés por encima de la latín lo que significaba un golpe de realidad. En fin, se da detalle –pues— de la organización y método de las Escueles Cristianas lo que resulta más que notable.

 

2.- LA VIDA PARA TORPES

Por Chema Álvarez

Colección Religión para Torpes.

Editorial San Pablo, Madrid, España

Son varios los títulos “para torpes” que el Chema Álvarez, perteneciente a los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC) ha lanzado en los últimos tiempos. Muchos de ellos se han reseñado en el presente espacio de “El Libro de la Semana”. Se ha hablado “para torpes” del Evangelio, de la Oración, de la Biblia, de Dios…

Y ahora “se ataca” la vida. Y nuestra vida es algo que –claro— nos incumbe y nos ocupa. Chema Álvarez sitúa como pórtico de cada uno de los capítulos o epígrafes un pensamiento de alguien conocido y eso conforma un poco lo que se va a seguir leyendo. Por ejemplo, en el capítulo VI que se titula “Haz el amor y no la guerra” la frase es de Martin Luther King y hace una singular referencia a la fraternidad. Bueno, y como en todos los títulos, Álvarez ofrece un apéndice que, en este caso son “Miradas sobre la Vida” y que no es otra cosa que un conjunto de frases de otras muchas personas. La contribución es buena. Pero lo mejor, ciertamente, es leer el libro que recomiendo.

 

Angel Gómez Escorial