Presentamos dos libros hoy, aunque no es muy frecuenteen esta sección. No hay razón especial, aunque simplemente se han acumulado dos títulos en nuestra labor de reseña. Esperamos y deseamos que ambos sean del interés de nuestros lectores.


1.- VIVIR LA SALVACIÓN

(Así en la tierra como en el cielo)

Por David Gelabert Ballester

Ediciones San Pablo, Madrid, España

Pertenece este libro a la colección “La persona, ¿qué es?”, que dirige José Luis Vázquez Borau, Escritor Betania de este año. Esta colección suele reunir obras de fuerte implanto psicológico o basadas, precisamente, en lo que llamaríamos conocimiento científico –o incluso “mundano”—de las personas.

Y, entonces, tal vez, la obra que presentamos hoy, “Vivir la Salvación” de David Gelabert Ballester, difiera un poco más, siendo especialmente un texto fundamental y básicamente religioso; de proyecto religioso, como puede ser la salvación, y que da –a nuestro juicio—menos importancia a ese “arreglo” de la persona, de la personalidad o del individuo, como a su transcendencia presente y futura. Y no es que no pretenda entrar en las cosas de este mundo –que lo hace—ya que tiene como principal metodología lo que llamaríamos técnica de la conversión.

El matiz que acerca al libro de David Gelabert a lo habitual en la colección aludida está muy bien definido en la introducción: se habla siempre de salvación como un estadio que se encuentra tras la muerte y, sin embargo, la salvación puede y debe aparecer en vida. Es como una receta de vida feliz basada en esos caminos de eternidad que Jesús, el Señor Resucitado, nos trasmite.

Y así el autor recorre todos esos aspectos que nos hacen felices o infelices pasándolos por el filtro de la doctrina de Jesús de Nazaret. En la medida de que seamos capaces de aplicarlos pues seremos felices y habremos iniciado la concreción humana y terrestre de la salvación. De ahí, sin duda, toma naturaleza en la obra el subtítulo de la misma que no es otro que un hermoso verso del Padrenuestro: “Así en la tierra como en el cielo”. La clave, pues, está ahí. Y si hay muchos que dicen y piensan que, por ejemplo, que las bienaventuranzas son para cumplirse en la vida terrena, pues David Gelabert quiere impregnar toda su obra de esa especie de desaparición de las fronteras entre la vida actual y la vida futura. Sin duda, presenta un gran proyecto.

En fin, cada capítulo cuenta con un cuestionario final para que el autor confirme sus propias vivencias o las enseñanzas recibidas respecto a los temas presentados en el volumen. Ni que decir tiene que el libro de David Gelabert Ballester es muy interesante y muy original. Parece obvio que no es una buena inversión trabajar para la salvación –propia o de los demás—en los momentos postreros de la vida, ya que nos arriesgamos a llegar tarde, demasiado tarde.

David Gelabert es religioso de la Orden de Predicadores, catedrático de Teología fundamental y Antropología teológica de la Facultad de Teología de Valencia, en la que ha sido decano hasta 2004. Autor de libros y artículos en cantidad apreciable.

 

2.- LOS ADOLESCENTES SANOS

(Retos actuales)

Por José Martínez-Costa y Jorge Comín

EDICEP, Valencia, España

Obra monumental en contenido y continente sobre la realidad de la adolescencia. El volumen que hemos manejado corresponde a una segunda edición de la obra, corregida, actualizada y aumentada respecto a la primera. Y en torno a sus autores, pues José Martínez-Costa es presidente de Honor de la Sociedad Valenciana de Pediatría y Jorge Comín es académico de número de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana. En fin, ambos son médicos y presentan una obra científica muy completa, dotada de una trayectoria humanística muy importante y, sin duda, impregnada del más claro pensamiento cristiano.

Significa, pues, que este libro titulado “Adolescentes sanos” pues tiene especial interés para los lectores de Betania, aunque no sean expertos en la ciencia médica destinada a narrar y tipificar la adolescencia. Hemos leído y revisado muchos de los capítulos y ni que decir tiene que se tienen en cuenta los principios de la educación cristiana y los principios, asimismo, de la valoración cristiana de la vida. No podemos entrar, lógicamente, en los valores más científicos de la obra, pero si, como decíamos, en sus principios que guardan sintonía con la fe cristiana y que son todos.

La contraportada de la obra señala que una entidad bancaria, la Caja de Ahorros del Mediterráneo, ha patrocinado la obra. No se olvide que es un libro de gran formato y de muchas páginas. Y será, sin duda, muy útil para todos aquellos que acometan la difícil labor de educar a adolescentes.

Ángel Gómez Escorial